23.4.11

Natalie Portman, maravillosa en una película para estómagos que la resistan

Evidentemente, tu anfitrión ,estimado lector, anda bastante a contramano de la estética actual. En general, las críticas de Black Swan han sido magníficas. En cuanto a mí se refiere, me resulta una muestra poco digerible.

Será que mi estómago es demasiado delicado.

Hace ya años, y salvando las distancias-porque no son lo mismo-una película aclamada por casi todos a mí me resultó absolutamente repulsiva: El silencio de los inocentes. Las actuaciones de Hopkins y Foster no me sedujeron lo suficiente como para tolerar el libreto.

Con Black Swan, me ocurrió lo mismo.

Natalie Portman, no sólo me parece bellísima, no hay duda alguna que se trata de una monumental actriz, dueña de una paleta de matices envidiable. Y el premio de la Academia responde a factores objetivables.

Pero la película…Será que estoy ya viejo para atmósferas tan asfixiantes. O que no me interesa ya dejarme manipular por nadie que desee “impactarme”, sacudirme, levantarme emocionalmente de un lado para otro como a un muñeco de trapo. O sencillamente sea que ni el clima ni el motivo ni las ideas de la película me resulten lo suficientemente atractivas como para tolerar todo ese zamarreo-literalmente-infernal.

Quizás la estética de Aronofsky-en la que veo intensos y repetidos destellos del LSD de los 60-no me resulte tan interesante, por cuanto la viví personalmente hasta donde necesité hacerlo. Esta estética -psicodélica y angustiante-la disfruté más en su película The Fountain. Aunque a pesar de lo atractivo de la temática también me resultó excesiva.

A lo mejor mi disgusto se deba simplemente a un “problema profesional”: luego de treinta y dos años de clínica psicológica cuando termina el día y me asomo a una película necesito un poco de descanso de todas las laberínticas 0scuridades de la mente humana. No necesito que nadie me muestre más de lo mismo que veo-con creces-todos los días.

7 comments:

Mer dijo...

Como ya te dije ayer en persona, es una de las mejores críticas que he leído y una de las mas acertadas sobre todo. Saludos Manuel ! Ahora estas sentado en el patio de mi casa, y a pesar de tener el equipo de música prendido con Evanescence, escucho tu voz desde aca ! Jajaja Siga asi ! Capo !

Mer dijo...

Como ya te dije ayer personalmente, no he leído hasta ahora, crítica mas acertada que esta. La verdad es que el simple hecho de pensar en ver una trama como esta, me revuelve el estómago. (Seremos de estómago delicado :P ) En estos momentos te escucho hablar desde el patio, a pesar de tener el equipo de musica encendido y con evanescence :P Siga asi Manuel ! Saludos Capo !

Manuel Gerardo Monasterio dijo...

Gracias Mer! Es fundamental que alguien testifique acerca de la "evanescente vocecita" que uno tiene!!!! Un abrazo!!!!!! Lo pasamos bárbaro!

N. dijo...

Hooooola, lindo blog!


www.pensamosenvos.blogspot.com

fireworks dijo...

hola manuel!

quisiera saber si sos el mismo M.M. que escribió la introducción a la hidroterapia colonica. de ser asi, me gustaria contactarte, mi mail es: fireworksplateau(at)gmail.com

leo continuamente tu blog, me llamó la atención en particular tu punto de vista de foucault as luciferian magi.

saludos!

Manuel Gerardo Monasterio dijo...

El mismo, bueno...El mismo nombre y documento de identidad, en realidad.

fireworks dijo...

No vi Black Swan, pero por lo que están comentando debe seguir la linea de Requiem for a Dream mas que la de Pi o Fountain (cuyas escenas visuales de realidad alternativa me encantaron).

Hubo un momento en el que Salo o los 120 dias de Sodoma de Passolini fue mi película predilecta (aunque debería hacer una salvedad ya que considero que las escenas impactantes tienen su razon de ser). A diferencia de entonces, creo que este año puedo asumir mi baja de ver peliculas cuya base sean los golpes bajos y las molestias estomacales consecuentes; pues, vi Enter the Void de Gaspar Noe.

 

Copyright 2010 Tristario.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.