6.7.17

Para José Alberto Alfonsi y  Pascual Strazza
Hoy la nostalgia golpeó
la puerta de mi corazón,
trayéndome aromas de ausencias
de nunca y para siempre.

El amigo, tan amigo, que creímos
que la amistad estaba hecha
a prueba de todos nuestros desdenes y omisiones.

La madre saforizada y aguantadora,
que nos preparaba una comida tan rica como imposible,
-Igual que los sueños tras la bruma
de nuestra juvenil ingenuidad-
a la que destratamos,
olvidando que hoy ya no estaría….

La palabra que se nos quedó atascada
en ruta trunca hacia los labios,
y la que imprudente salió de ellos
para lastimar de manera irremediable
un amor que deberíamos haber cuidado.

El beso que nunca llegó,
y nos dejó una nostalgia
que nunca termina.
Aquél que sí llegó,
y nos dejó una amargura
que duró para siempre.

La 9 de Julio angosta
–pero quizá más digna que la de ahora,
por lo menos en nuestra imaginación-.

Los conventillos temibles y generosos.
El baldío en medio de la ciudad pujante
donde pateábamos con los pibes
una pelota de sueños que ingenuos
pensamos que Iba a rodar para siempre.

Las aspiraciones que perdimos,
bajo militares que deshonraron uniformes
y asesinos agazapados detrás de ideales
que terminaron convertidos,
-como casi todo lo que se nos murió
en esta patria grande y ausente-
en cuentas suizas secretas e inexpugnables.

El purrete tonto que fuimos
y eternamente somos,
que aún sigue mirando
cuatro películas por un peso
en el Cecil de la calle Defensa
o en el Select San Juan o el National Palace
de la Avenida San Juan…
En cines desaparecidos,
llenos de olores impredecibles
y pulgas y sueños tan amados como inalcanzables,
donde entrábamos con un poco de miedo
pero al final nunca pasaba nada…

Los rostros de las mujeres perdidas,
robadas, despedidas, olvidadas.
El niño que siempre fuimos,
Que nunca dejaremos de ser,
a pesar de todos los desengaños
que nos dieron y que dimos.

A pesar de todo lo perdido,
de todo lo olvidado,
de lo nunca venido
pero siempre añorado.

Hoy la nostalgia golpeó fuerte
las puertas de mi corazón ardiente
de sueños todavía,
a pesar de todo,
de todos y de todas,
a pesar de mí.
Manuel Gerardo Monasterio,en los Jardines de Prometeo,
a las 14.01 del 6 de Julio de 2017 (del Falso Calendario)
 

Copyright 2010 Tristario.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.