15.2.14

Decía Ramón de Campoamor, con una filosofía tachada por muchos de ramplona, pero sin duda muy realista:  "Nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira"

Será también un lugar común, pero podemos decir sin temor a equivocarnos que la historia la escriben los vencedores. He publicado ya en el 2010 una reseña acerca de la obra de Patrick Buisson -el asesor del Presidente Sarkozy y según el mismo mandatario "el gestor de su victoria electoral".
Acerca de Buisson mucho se ha dicho últimamente, hombre observado como perteneciente a la "ultraderecha" (todavía se siguen utilizando estos epítetos obsoletos y vaciados de todo significado) pero de quien también se dice (lo cita el periódico Pagina 12, por lo que la fuente es políticamente muy "correcta" en el sentido supuestamente inverso a la ideología de Buisson) "El cerebro de Sarkozy es un hombre respetado, incluso en la izquierda. Es un amante de la cultura y de la historia, un hombre delicado con ideas densas".

 Sea como fuere, el partido de Marinne Le Penn, bien de "ultraderecha", jamás ha gozado  históricamente de tanta popularidad como hoy

Manuel Gerardo Monasterio (h) (co-autor del libro "Hitler Murió en Argentina" por Jeff Kristenssen -AKA Manuel Gerardo Monasterio padre)




Sexo, amor y erotismo, en París, durante la Ocupación





Joven parisina, en una fiesta con oficiales alemanes, 1940 


Terraza del BarrioLatino, París, 1944.

 Cita amorosa en un popula rescenario emblemático. 



París, ocupado por las tropas de la Wehrmacht alemana, entre 1940 y 1945, fue el escenario de una “revolución sexual” desconocida, hasta hoy, donde las mujeres se “emanciparon” a una velocidad vertiginosa y los homosexuales gozaron de una “liberalidad” censurada tras la Liberación.

Esa es la tesis central de un estudio sin precedentes, 1940 – 1945, années érotiques (Albin Michel), del historiador Patrick Buisson, que es, al mismo tiempo, uno de los consejeros más íntimos e influyentes de Nicolas Sarkozy.

Buisson dirige la cadena Histoire y ha trabajado, durante años, compilando material de archivos policiales, correspondencias y diarios íntimos, crónicas de sociedad, periódicos de la época, memorias de escritores célebres (Montherlant, Cocteau, Jünger, entre otros), intentando responder a una pregunta simple y brutal: ¿Cómo se comportaron sexualmente los franceses, hombres y mujeres, de la más distinta sensibilidad erótica, durante la Ocupación nazi…?

JÓVENES Y MENOS JÓVENES

La Wehrmacht hizo prisioneros a dos millones de hombres, soldados franceses, arrastrados hasta los campos de concentración. La Resistencia fue una realidad heroica para miles de hombres y mujeres. Millones de franceses se acomodaron como pudieron a una realidad trágica: la desaparición de Francia, ocupada por un ejército imperial.

Patrick Buisson ha intentado descubrir y comprender el comportamiento amoroso de millones de francesas, jóvenes y menos jóvenes, en París y en toda Francia, durante la Ocupación. Su estudio arroja una luz insospechada… “Infinidad de adolescentes y mujeres jóvenes se arrojaron en los brazos de los soldados y oficiales alemanes, tocados por el prestigio del ocupante y su prestancia física”, afirma el historiador.



Entre la elite intelectual y artística fueron legión las mujeres célebres que pronto encontraron amantes de prestigio entre los oficiales de la Wehrmacht. Marguerite Duras oscilaba entre el recuerdo de su esposo, en Buchenwald, y un novio oficial alemán. Coco Chanel se instaló en el Ritz, acompañada de un oficial del Alto Estado Mayor. Arletti, la célebre cantante, hizo la confesión más célebre: “Mi corazón es francés. Pero mi culo es internacional”.

Buisson describe una “revolución sexual” que tiene muchos rostros. Mujeres “emancipadas” y felices con un amante soldado alemán, que, al mismo tiempo, ofrece a su familia apreciable apoyo material. Mujeres cosmopolitas que alternan alegremente, en los cabarets, los hipódromos y salones de la alta sociedad. Mujeres modestas (campesinas, trabajadoras) que encuentran amor, compañía y libertad en brazos de un soldado alemán.

ORDEN MORAL Y REVANCHA MACHISTA

La “revolución sexual” descrita por el influyente consejero de Nicolas Sarkozy tiene muchos otros flecos: proliferación de prostíbulos y servicios de higiene médica, apertura de numeros cabarets, “liberalidad” absoluta hacia los homosexuales, que llegaron a jugar un papel político significativo en la periferia del gobierno de Vichy, donde el general Petain encarnaba la Francia entregada a Hitler.

La “alegre” vida nocturna del París ocupado, terminó en una pavorosa tragedia. Los diarios de Jünger cuentan en callado escorzo el melancólico fin de algunas historias de amor. Liberada Francia, gaullistas y comunistas impusieron una implacable depuración. Millares de mujeres acusadas de haber tenido relaciones amorosas con soldados alemanes fueron rapadas y perseguidas a pedradas, por las calles.

El nuevo “orden moral” iría más lejos. Los cabarets florecientes durante la Ocupación fueron cerrados. La “emancipación” de las mujeres y homosexuales sufrió la condena implacable de la “revancha machista”, dice el historiador. El regreso masivo al hogar de los soldados y prisioneros franceses precipitó el fin de la “vida disoluta”. Con los jeeps, los cigarrillos y las medias de seda de los boys americanos se abría una nueva página de la vida nocturna de París. Pero esa es ya otra historia.



Le Point, 5 marzo 2009. Jacques-Pierre Amette,Paris, ses nazis, ses lieux de plaisir, ses collabos.
Le Figaro, 9 abril 2009. Pierre Jean Rémy, Buisson : la France dans de beaux draps.
L’Express, 16 abril 2009. Les alcôves de la collaboration.
Wall Street Journal, 3 enero 2009. Mark Falcoff, Collaborative Artists.


Publicado en 2009 por Juan Pedro Quiñonero en su Blog -con título de  remniscencias Rimbaudianas- Una Temporada en el Infierno: http://unatemporadaenelinfierno.net/
 

Copyright 2010 Tristario.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.