31.1.14


                  united fruit...forever


Poema sobre tanto

Sobre ruinas y esperpentos
sobre glorias de cartón
sobre víboras y sueños
sobre rosas incendiadas
sobre tumbas clamorosas
sobre muerte y sobre muertos
sobre infames fantasías
sobre sueños infernales
sobre niños mutilados
sobre cantos cercenados
sobre furias sobre llanto
sobre ruinas sobre espantos
sobre tanto marcha el hombre
sin paz y sin descanso
sobre todo lo perdido
y sobre todo lo olvidado
sobre anhelos encendidos
sobre amor ametrallado
sobre tanto amor
y tanto horror enamorado
sobre tanta risa
y tanta  tentadora tontería
marcha el hombre
marchitamente muerto de antemano



                                                                            Andrés De Garnier,
                                                                             1979
                        

 Estaba en medio de una jungla en el espacio estelar. Alzó la mirada y vio dos soles verticales sobre su alma.
                          El hombrecito estaba frente a é1, sentado contra un plátano gigantesco. Andrés se sobresaltó. El otro sonreía cuando le dijo,
-Estás metido en un lindo follón, no es así?-
-Qué te parece! -
- Yo sé muy bien de qué se trata. Mira, yo me quemé los cojones por esos hijos de puta. Mi alma era un volcán que reía en medio de las tinieblas de mi pueblo. Porque yo era libre. El único hombre libre entre todas aquellas cucarachas a las que amaba desesperadamente. Lo que yo no sabía entonces es que el hombre ha nacido muerto. Y yo era uno de aquellos abortos cósmicos que llegan de tanto en tanto, y estando vivo, estaba condenado a sufrir como un bendito. Salvo unos cuantos creyentes que durante un tiempo me acompañaron, estuve cercado por cerdos y ratas. Y América era una gangrena gaseosa que me estaba consumiendo. América era un chancro en mi alma. En mi alma como agua clara que se me estaba muriendo de América que se me había caído encima y no me dejaba respirar. Yo había soñado con un mundo diferente. Un mundo donde la brisa se llamara libertad y el agua decencia. Donde el pan fuese  dignidad alimentando la esperanza del trabajo solidario de unos que vivieran como hermanos no sólo en el discurso y la palabra. Pero era inútil, porque todos estaban muertos, o casi todos. Y yo estaba cercado por ratas y por cerdos. Por hormigas coloradas que se habían encaramado a mi cuerpo y me habrían de alcanzar el corazón.-
                                   Andrés escuchaba iluminado. La presencia entraba en su cerebro como una danza de luces que lo iba colmando con un júbilo agudo, esclarecedor y doloroso. El hombre continuó,
-Ahora ya lo veo todo  claro desde aquí. Desde mi cielo personal construido con mis manos y mis cojones luminosos, entregados en pos del ideal que forjé para nadie. Para nadie. Porque, ¿sabes?  Hay unos chicos allá, con muy buenas intenciones. Pero todo sigue siendo inútil, porque los que están vivos, verdaderamente vivos, son siempre demasiado pocos. Y el peso de los muertos acaba por tumbarte. Y el olor de la muerte se te va metiendo por la piel, y tu también comienzas a morir vertiginosamente. De  otra muerte. De una muerte que se llama indiferencia y soledad. Es una historia que se repite sin fin. Es una calesita de pueblo con sus viejos caballos cansados y su musiquita quebrada que dan pena. Y no quisiera mirar. Pero no puedo dejar de mirar. A falta de un dios que mire con la mirada con que yo los miro sigo mirando. Y cada vez que miro me desbordan las lágrimas y el corazón se me derrama. ¿No has sentido alguna vez mis lágrimas, mis verdes lágrimas lloviendo sobre tu alma? Acabarás aquí conmigo, finalmente. Porque no hay nada que hacer. Nunca habrá nada que hacer. Pero vale la pena a pesar de todo seguir haciéndolo para siempre.-
                                 El hombre era ahora una bola luminosa que lo enceguecía.


                                   Se despertó agitado como un niño en víspera de fiesta. Salvo estar en su cama de la casona de Caballito, no había razón para creer que hubiese sido un sueño. Había estado con Augusto César Sandino.

Capítulo 16 de mi novela "Y Juramos con Gloria Morir"
Como la estela.

Como una sombra
bajo la luz vertical
del mediodía.

Tan fugaz
que en realidad
casi nada ha ocurrido.

Un incidente
tan pequeño
que hasta una mota de polvo
resulta más relevante.

Y eso es todo.

Evanescente
como la ínfima
lágrima solitaria
en medio de una lluvia torrencial

It is very difficult to argue against J.P. Dictum, below:

"l'homme est une passion inutile"

I tried, I really tried hard, when I was younger and foolish, and far most naive that I -regrettably- am now ('cause Ignorance is such a bliss!)...

Therefore, there is only one thing left before dissapearing into thin air:

To Trascend the Biggest Mistake.

24.1.14

No soy un tipo del rock,
pero al flaco lo amé siempre.

Hoy estoy melancólico,
con todas las razones
que tiene para estarlo
cualquiera que esté en la creencia
de haber nacido alguna vez...

Hoy estoy melancólico, decía,
y me acuerdo del flaquito lindo,
mientras escucho "niño condenado"...
Una canción que se aplica
 a todos aquellos
que estén en la creencia
de haber nacido alguna vez...

Una mañana lo inexorable golpea tu puerta,
y todo lo vivido aflora como un río a tu mirada.

Tomas consciencia una vez más
de lo que eres: estéril pasión bipedestada.

Y luego de que la autoconmiseración
se extiende y se agota hasta la náusea,
haces contacto con la percepción esencial...
Y sientes por Dios una piedad infinita,
y una compasión que excede los límites de tu hominidad
para hacerse Una con el Horror Primigenio e Inmarcesible.

22.1.14



Tan sólo Tú.

Tu presencia es el único argumento
a favor del universo.

Fuera de Ti
tan sólo desolación y furia.

Tu existencia es lo único
que me impide considerar 
al universo como un error infinito.


16.1.14

El 14 de Enero murió un canalla, canalla celebrado y lleno de honores otorgados por el mundo de la farsa y la mistificación, es decir, para no redundar, por el mundo.

Las víctimas de lo que este canalla representaba, aún están esperando que el mundo se digne ofrecerles, aunque más no sea, un remedo de tardía justicia.

Dejo este breve testimonio como prueba de disenso frente a los homenajes que el canalla ha recibido.
Todavía hay algunos en este país que no compramos el paquete que nos quieren vender.
Conocemos la moneda completa, y no nos venden el buzón que adquiere feliz la mayoria..

En fin...
Sic Transit Gloria Mundi




 

Copyright 2010 Tristario.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.