20.5.13

Es posible, gran Albert,
que como tú dices:
Dios no juegue
a los dados con el universo...
Pero te aseguro
que le encanta
jugar a las cartas!

De mi libro "Los Papeles de Alexis"

8 comments:

Anónimo dijo...

Y marcadas!!!...excelente!:)

El Farabute dijo...

Disiento un poco, solo un poco con Anónimo, un poco por lo que voy a decir, y otro poco por anónimo. :)

Cuestión que no importa tanto (me parece) si las cartas están marcadas (que bien podrían estar...al fin y al cabo no hay pruebas de lo contrario), pero al punto que quiero llegar, es que en los juegos con cartas se pueden hacer señas (como guiños x ej).
Tal vez el chiste de éste chiste Cósmico, esté en aprender a guiñarle (de algún modo), el ojo a la Vida.
En fin...es tan solo una posibilidad mas entre tantas que entran en el abanico de las infinitas posibilidades.

Un gran abrazo mi Amigo!! y otro para Anónimo.

-El Farabute-

Anónimo dijo...

o sea que juega al "Truco"...;)

Amigo dijo...

Dios no juega...dios no existe...

Manuel Gerardo Monasterio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Manuel Gerardo Monasterio dijo...

Estimado amigo: Primero tendríamos que definir qué se entiende por "Dios", y recién alli habar de existencia o no existencia.Asimismo habría que definir qué entendemos por "existencia" y qué relación tiene con "ser". Cuando intentamos discurrir acerca de Imponderables, entramos en un terreno epistemológicamente muy fangoso.Es fácil decir "Dios existe" o "Dios no existe", pero no resulta tan fácil justificar una u otra aserción. Por eso, el agnosticismo modélico-derivado de la última percepción actual de la Cuántica que tenemos-prefiere sncillamente no discurrir acerca de nada con ningún viso de certeza.En realidad, no tenemos la menor idea de Algo semejante.

Manuel Gerardo Monasterio dijo...

...Razón por la cual Wittgenstein, en el último axima de su Tractatus, con criterio de matemático, proclama:"Acerca de aquello sobre lo que nada puede decirse, mejor es mantener silencio"

Anónimo dijo...

" Deja ya de estar rezando y dándote golpes en el pecho!
Lo que quiero que hagas, es que salgas al mundo a disfrutar de tu vida.
Quiero que goces, que cantes, que te diviertas y que disfrutes de todo lo que he hecho para ti.

¡Deja ya de ir a esos templos lúgubres, obscuros y fríos que tú mismo construiste y que dices que son mi casa.

Mi casa está en las montañas, en los bosques, los ríos, los lagos, las playas.
Ahí es en donde vivo y ahí expreso mi amor por ti.

Deja ya de culparme de tu vida miserable; yo nunca te dije que había nada mal en ti o que eras un pecador, o que tu sexualidad fuera algo malo.

El sexo es un regalo que te he dado y con el que puedes expresar tu amor, tu éxtasis, tu alegría. Así que no me culpes a mí por todo lo que te han hecho creer.

Deja ya de estar leyendo supuestas escrituras sagradas que nada tienen que ver conmigo. Si no puedes leerme en un amanecer, en un paisaje, en la mirada de tus amigos, en los ojos de tu hijo... ¡No me encontrarás en ningún libro!

Confía en mí y deja de pedirme.
¿Me vas a decir a mí como hacer mi trabajo?

Deja de tenerme tanto miedo. Yo no te juzgo, ni te critico, ni me enojo, ni me molesto, ni te castigo. Yo soy puro amor.

Deja de pedirme perdón, no hay nada que perdonar. Si yo te hice... yo te llené de pasiones, de limitaciones, de placeres, de sentimientos, de necesidades, de incoherencias... de libre albedrío ¿Cómo puedo culparte si respondes a
algo que yo puse en ti? ¿Cómo puedo castigarte por ser como eres, si yo soy el que te hice? ¿Crees que podría yo crear un lugar para quemar a todos mis hijos que se porten mal, por el resto de la eternidad? ¿Qué clase de Dios puede hacer eso?

Olvídate de cualquier tipo de mandamientos, de cualquier tipo de leyes; esas son artimañas para manipularte, para controlarte, que sólo crean culpa en ti.


Respeta a tus semejantes y no hagas lo que no quieras para tí. Lo único que te pido es que pongas atención en tu vida, que tu estado de alerta sea tu guía. Qué la Alegría sea tu guía.

Amado mío, esta vida no es una prueba, ni un escalón, ni un paso en el camino, ni un ensayo, ni un preludio hacia el paraíso. Esta vida es lo único que hay aquí y ahora, y lo único que necesitas.

Te he hecho absolutamente libre, no hay premios ni castigos, no hay pecados ni virtudes, nadie lleva un marcador, nadie lleva un registro.
Eres absolutamente libre para crear en tu vida un cielo o un infierno.

No te podría decir si hay algo después de esta vida, pero te puedo dar un consejo
“Vive como si no lo hubiera”.” Como si esta fuera tu única oportunidad de disfrutar, de amar, de existir”.

Así, si no hay nada, pues habrás disfrutado de la oportunidad que te di.
Y si lo hay, ten por seguro que no te voy a preguntar si te portaste bien o mal. Te voy a preguntar :”¿Te gustó?... ¿Te divertiste?... ¿Qué fue lo que más disfrutaste? ¿Qué aprendiste?...

Deja de creer en mí; creer es suponer, adivinar, imaginar. Yo no quiero que creas en mí, quiero que me sientas en ti. Quiero que me sientas en ti cuando besas a tu amada, cuando arropas a tu hija/o, cuando acaricias a tu perro, cuando te bañas en el mar.

Deja de alabarme, ¿Qué clase de Dios ególatra crees que soy?
Me aburre que me alaben, me harta que me agradezcan. ¿Te sientes agradecido? Demuéstralo cuidando de ti, de tu salud, de tus relaciones, del mundo.
¿Te sientes mirado, sobrecogido?... ¡Expresa tu alegría! Esa es la forma de alabarme.

Deja de complicarte las cosas y de repetir como perico lo que te han enseñado acerca de mí. Lo único seguro es que estás aquí, que estás vivo, que este mundo está lleno de maravillas.
¿Para qué necesitas más milagros? ¿Para qué tantas explicaciones?

No me busques afuera, no me encontrarás.
Búscame dentro... ahí estoy, latiendo en ti.

Spinoza
año aprox 1660

 

Copyright 2010 Tristario.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.