27.4.11

América explotada,
sangrando a borbotones.
América entregada
por burdos batallones
de hienas deformadas,
de hienas y bufones.
Ladrones de la patria
que manchan uniformes
y ostentan grandes nombres
de glorias olvidadas...
Y escupen con la estafa
del aire que respiran
la sombra venerada
de aquellos bien nombrados,
de aquellos que llevaron
su hombría entre las manos.

Ariel, tú que sigues navegando,
bien lo sabes –quizás mejor que antes-
las cosas no han cambiado,
los cerdos hollarán
la dignidad de nuestra gente
hasta dejarnos solamente
oligofrénicos castrados.

Mira el escenario:
muertos los unos,
los otros asustados,
y tantos por el mundo
tratando de olvidar
-inútilmente-
la muerte ignominiosa de lo amado.

Si pudiera no mirar,
regalar medio cerebero,
idiotizarme en un momento
o acaso Iluminarme
y convertirme en esquimal!

Dame, Ariel, entre los astros,
tu palabra de oso sabio:
¿Qué hace un hombre con su vida
cuando el aire se le torna irrespirable?

Septiembre de 1983, a meses del advenimiento de la llamada "democracia"

23.4.11

Natalie Portman, maravillosa en una película para estómagos que la resistan

Evidentemente, tu anfitrión ,estimado lector, anda bastante a contramano de la estética actual. En general, las críticas de Black Swan han sido magníficas. En cuanto a mí se refiere, me resulta una muestra poco digerible.

Será que mi estómago es demasiado delicado.

Hace ya años, y salvando las distancias-porque no son lo mismo-una película aclamada por casi todos a mí me resultó absolutamente repulsiva: El silencio de los inocentes. Las actuaciones de Hopkins y Foster no me sedujeron lo suficiente como para tolerar el libreto.

Con Black Swan, me ocurrió lo mismo.

Natalie Portman, no sólo me parece bellísima, no hay duda alguna que se trata de una monumental actriz, dueña de una paleta de matices envidiable. Y el premio de la Academia responde a factores objetivables.

Pero la película…Será que estoy ya viejo para atmósferas tan asfixiantes. O que no me interesa ya dejarme manipular por nadie que desee “impactarme”, sacudirme, levantarme emocionalmente de un lado para otro como a un muñeco de trapo. O sencillamente sea que ni el clima ni el motivo ni las ideas de la película me resulten lo suficientemente atractivas como para tolerar todo ese zamarreo-literalmente-infernal.

Quizás la estética de Aronofsky-en la que veo intensos y repetidos destellos del LSD de los 60-no me resulte tan interesante, por cuanto la viví personalmente hasta donde necesité hacerlo. Esta estética -psicodélica y angustiante-la disfruté más en su película The Fountain. Aunque a pesar de lo atractivo de la temática también me resultó excesiva.

A lo mejor mi disgusto se deba simplemente a un “problema profesional”: luego de treinta y dos años de clínica psicológica cuando termina el día y me asomo a una película necesito un poco de descanso de todas las laberínticas 0scuridades de la mente humana. No necesito que nadie me muestre más de lo mismo que veo-con creces-todos los días.

22.4.11


Mario Vargas Llosa -insigne alcahuete de la banca internacional- es la demostración cabal de que se puede escribir muy bien, y recibir asimismo todos los premios que este mundo hipócrita , vergonzoso y pestilente pueda otorgar, y al mismo tiempo continuar siendo un perfecto cerdo.

¿Suena duro, verdad?
Pero estoy hablando de alguien que defendió públicamente los crímenes de Bush en Irak. El mismo que apoyó también la actitud genuflexa y vergonzosa de Aznar, que inclinó la voluntad del otrora orgulloso estado español como si fuera un lacayo del imperio estadounidense ( ¡qué diferencia con el vilipendiado Francisco Franco, que tuvo el coraje de decirle NO a Hitler en momentos en que éste tenía el mayor poder de Europa!)

El Vargas Llosa "liberal" que defiende descaradamente al sistema poscapitalista del “espectáculo y el despilfarro”, sistema que no sólo mantiene al grueso de la población mundial en el oprobio de la miseria más abyecta, sino que está además llevando al planeta hacia un holocausto ecológico global.
No hay idea, concepto, juicio u opinión que no resulte siempre inevitablemente falso.
Lo que se aplica por la misma lógica irreductible al axioma que acabo de enunciar.
Catástrofe del mamífero humano: la ominosa capacidad -¿delirio?- de pensar.

Iba a responder a sus respuestas a mi ataque, que usted colocó como comentarios, de la misma manera, es decir, como comentario a su comentario. Lo que hubiera significado que todo quedara en la semipenumbra, cuando mi insolentamiento a su persona fue realizado “a la luz del día", por cuanto fue escrito en una nota principal... Me pareció mezquino.

Mi segunda intención era dejar a su criterio que borrara yo la nota en la que implico su nombre. Me pareció algo un tanto cobarde, por cuanto con su respuesta había hecho todo el esfuerzo que mi desacierto merecía, y cualquier decisión dependía ya de mi responsabilidad.

Procedo pues a decirle, públicamente, y sin la más mínima ironía, que me comporté como un imbécil. Su error al considerar al Sr. Vargas Llosa como un “mercenario fascista”, podía haber sido corregida de manera más respetuosa y sin necesidad de especulaciones realizadas con insuficientes datos como para ser consideradas como epistemológicamente lícitas.

La ironía en toda la situación es que ambos coincidimos, además, en nuestro desprecio por Vargas Llosa. Y en que es un mercenario, aunque, no del fascismo, sino del Liberalismo Capitalista al que sirve y que, por otra parte, como a un fiel sirviente, lo ha recompensado. Porque más allá de las cualidades literarias, la organización del Nobel sólo premia a aquellos que mantienen el pie dentro del plato que a ellos le conviene en cada momento de su historia (por eso se lo negaron a Borges, figura intelectual de mucha mayor envergadura que este Sr. que no hace honor alguno a Peruanos verdaderamente ilustres como César Vallejo, Ciro Alegría Alberto Hidalgo o José María Arguedas). Y le adelanto que Borges no fue, ideológicamente, ángel alguno de mi devoción.

Pero no que me quiero apartar del tema principal, que es disculparme sinceramente ante usted. Si uno tiene el coraje de ofender en público, debe tener asimismo la hombría de bien de arrepentirse públicamente.

Voy a refrendar, eso sí, dos cosas. Nuevamente debo aclarar, Vargas Llosa no es fascista. Es en realidad un liberal que defiende descaradamente al sistema poscapitalista del “espectáculo y el despilfarro”, sistema que no sólo mantiene al grueso de la población mundial en el oprobio de la miseria más abyecta, sino que está además llevando al planeta hacia un holocausto ecológico global.

Lo segundo que deseo reafirmar, es que sus pensamientos –sus epígrafes-son especiales, y que más allá de algunos retoques de estilo –crítica que nos podría caber a casi todos- tienen algo muy raro, de lo que carece la mayor parte de lo que uno encuentra y lee en estos tiempos y por estas latitudes:

Alma.

Soy un viejo luchador que ha tenido fama de ser un polemista temible. Y a veces –en la soledad de este desierto de almas encorvadas hacia la tierra, y sin oportunidad de encontrar adversarios de estatura suficiente- hago como dicen que hacía el Almirante Brown en la cubierta de su barco: peleo contra fantasmas.

He visto en su comentario “fantasmas” que, si las cosas son como usted expone, sólo existieron en mi inadecuada interpretación.

Reciba usted mi saludo cordial y mis mejores deseos para su Vida, a la que auguro rebosante del Alma que se filtra hoy a través de sus letras.

Manuel Gerardo Monasterio

La fleur vénéneuse. dijo... Sr. Monasterio... A ver... Por qué Ud. mezcla las cosas? Quiero decir: mi comentario hacia su post fue totalmente sincero y de buena fe. Nada tiene lo que yo pueda admirar en alguien que "sabe" pensar, con mi ideología, con mis propias contradicciones que me tienen a maltraer, con lo que yo interprete del mundo que me rodea a mis 29 años, o con lo que yo pueda escribir en un post de mi blog.

No me ofende tampoco, fíjese, la forma elegantemente despectiva que utiliza para referirse a mí.

Simplemente, me extraña y mucho, la intolerancia para con el pensamiento ajeno, habiendo leído un par de líneas y sin conocerme...

De todas formas, yo siempre actúo de buena fe, en el comentario anterior que le dejé y en éste también.

Que tenga buen día.
Me extraña 20 de abril de 2011 14:51

La fleur vénéneuse. ha dejado un nuevo comentario en su entrada "El Día de la Memoria… y el precio de la ecuanimida...":

Qué decirle, Sr. Monasterio... Mis ideas y opiniones sobre muchos hechos pasados, están basadas en lo que puede leerse en numerosos libros universitarios y en la educación de los padres idealistas románticos que tengo.
Tenga en cuenta que colegas suyos se referían a su persona en medios gráficos, cuando yo no había sido siquiera gestada...
Así y todo, me parece poseedor de una claridad de pensamiento escasa en estos días: (...)"No fui ni he sido militarista, por el contario, considero que la persistencia de las fuerzas armadas nacionales en todo el mundo no son más que la trágica prueba del paupérrimo estado de consciencia de la especie humana. Pero las cosas son aún lo que son, y pretender verlas idealistamente de una manera distinta de lo que son, sería caer en un peligroso estado de ingenuidad..." (...)

Pero nadie es perfecto, quizás un poco de tolerancia para los que tenemos opiniones mal teñidas, serviría para aclarar puntos oscuros. No me niego a aprender, no me niego a leer o escuchar puntos de vista ajenos, ni me falta humildad para rectificarme cuando alguien me señala mi propia ignorancia.

Las frases despectivas no sirven de nada en este caso. Y si Ud. sabe o tiene la verdad entre sus manos, permítame conocerla, entonces...

Saludos.

Ana.

19.4.11

Ya en mi novela inédita "Y juramos con Gloria morir" expresé lo que pensaba de la "izquierda argentina":
muchos ceros a la izquierda.

Para ser ecuánime, debo agregar que no es mucho más lo que puede decirse de la "derecha argentina", pero el hecho que haya habido un solo Leonardo Castellani, disminuye un tanto el mismo oprobio que debería haberle cabido a lo que, con pocas excepciones, no ha sido más que un antro de gorilas liberales.

Me ha causado mucha gracia la frase de una bloguista a la que "conocí" a través de un comentario que a su vez dejó en una nota mía (La Traición de los Intelectuales), donde me colocó un pequeño explosivo envuelto en papel de seda y todo perfumadito...

Como soy más viejo, y si no más viejo, por lo menos más astuto, no le creí más que lo que realmente percibí en su ambiguo comentario.

Es que estos muchachitos de la izquierda son ambiguos, ambiguos en todos los sentidos, genuinamente posmodernos.

Y en general, tienen casi todas las ideas cambiadas y los conceptos...bastante trastocados. Basta ver su notita para Vargas llosa:

"Estamos repletos de rancios derechosos que hablan desde Miami o desde España... Vargas Llosa, hermano peruano, no hace falta que te molestes en venir hasta Buenos Aires para confirmar que sos un mercenario fascista... Desde Europa lo hacés (y muy bien)... Acá con Clarín nos basta y nos sobra..".

Querida Fleur Fragile, podría usted dedicarse a lo que sabe hacer: sus epígrafes "a lo Porchia" son buenos, que no es poco decir.
¿Por qué adentrarse en aguas demasiado profundas para la frágil flor de su persona?

Llamar "mercenario fascista" a Vargas Llosa es tan absurdo, que no requeriría comentario alguno si es que no sirviera de excusa útil para ilustrar la soberana ignorancia de toda una generación de posmodernitos, realmente "caidos de la higuera".

El Sr. Vargas llosa es un lambe-botas del Capitalismo Liberal, al igual que su retoño, Alvaro Vargas Llosa.

Llamarlo "fascista" es desconocer de manera profunda las ideologías del Siglo XX.
Pero desconocerlas de manera verdaderamente descomunal.

El Fascismo, Fleur Fragile, no tiene nada que ver en absoluto con nada de lo que hay hoy en día en este mundo de nadas.








17.4.11

Publicado por primera vez en Foro Planetario el 12 / 12 / 2005 (se vuelve a publicar por cuanto permanece tristemente vigente)


Hace muchos años Julien Benda escribio una obra titulada “La traición de los intelectuales”. Difícilmente podría tener más vigencia ese título, hoy, en América latina, donde la clase intelectual se encuentra en buena parte entregada al ocio y a la ejemplar trivialidad, viviendo a sueldo de los estados –corruptos casi por definición-, disfrutando de cuanta prebenda les caiga en mano y evitando de todas las maneras posibles cualquier gesto, o palabra, o movimiento que pudiera ser confundido de alguna manera con un reflejo de actividad mental al servicio de algo más que no sea la satisfacción de su vanidad personal o su seguridad económica, conseguido todo ello a expensas del soslayamiento constante de los temas verdaderamente esenciales de los aplastados pueblos que malviven por estas latitudes. La gran mayoría de quienes no encajan en esta vulgar nómina de proxenetas de la explotación y la mentira, se encuentran ya sea bajo tierra, o casi a medio enterrar, bajo el polvo apabullante de la indiferencia y el silencio. Voces clamantes en el desierto de las almas que yacen a su vez bajo el ambiguo yugo del consumismo voraz que el capitalismo avanzando ha impuesto sobre el planeta con fuerza de ley. Bajo lemas ridículos lanzados como tablas mosaicas sobre las devastadas mentalidades contemporáneas, marcha la sociedad posmoderna, vaciada de interioridad, bailando al son de la musiquilla ESENCIALMENTE enclenque, pero hipnótica, de los Fukuyama, los Sorman, los deconstructivistas, pseudo-foucaultianos –Foucault era algo más que eso- nihilistas a la violeta – que harían palidecer a Bakunin- y cuanto descerebrado anda suelto...Con el gracioso agravante de que la mayoría de los descerebrados han sido soltados, como una manada de vacas -o una recua de cerdos- en medio de los congresos, los senados y los ministerios públicos. Más que la nave de los locos, es esta la nave de los imbéciles que, desgraciadamente, no va a la deriva, sino que lleva rumbo puesto a la disolución del último vestigio de pensamiento racional y coherente, ya que no sólo “Dios ha muerto”, sino que se ha descubierto que el hombre también ha fallecido, y ahora sólo quedan los fantasmas, danzando en medio de las ruinas neurológicas de unas sociedades que parecen haberse confabulado para aniquilar, progresivamente, todo resto de actividad organizada de la corteza cerebral. El cerebro reptiliano manda, con destellos de una región límbica modificada por el bombardeo de ansiolíticos y antidepresivos repartidos como caramelos por una clase médica también entregada – hace ya mucho tiempo- a las exigencias de los laboratorios y las corporaciones transnacionales. Benzodiazepinas e inhibidores de la recaptación de serotonina ocupan hoy el lugar de la introspección, la contemplación, la meditación y la autoobservación, en medio de la pereza colectiva, del sueño eterno de un homo sapiens que no sapiens, sino que “dormis”...Y el homo-dormis domina la tierra, mientras esta se incendia bajo el fuego de los deshechos químicos, la polución generalizada y la cultura del despilfarro elevada al rango de dogma religioso.
La agonía del hombre medianamente despierto en medio de este pabellón de ciegos, sordos y mudos es un suplicio de Tántalo que desafía, por momentos, la mas frondosa imaginación.
La creciente marea de suicidas –niños,hombres y mujeres- es resultado consubstancial de este sistema abominable que con mano de hierro aprieta las consciencias, que ya no encuentran otra salida para comunicarse que hacerlo de esa manera horrorosa y terminal.
Y se autoinmolan, en medio del ruidoso silencio que puebla la masacrada mentalidad de los restos fósiles de una humanidad... que aún respira. Y todavía nos es dado escuchar a los que proclaman el 2012, como año del fin, y quien sabe, de un nuevo Principio. Quizás esperan una catástrofe más “llamativa” que este Cataclismo de la consciencia que ya se ha abatido sobre la humanidad desde mucho antes.

14.4.11

N: En diversas ocasiones has planteado que “no hay salida”, y hoy, sin embargo has planteado “la única salida”…

M: Desgraciadamente, ha sido una frase más bien retórica, en realidad debía decir “la única salida sería o hubiera sido”...

N: “Hubiera sido…” qué?

M: Vivimos atormentados por la obsesión del “hacer”, soy de los que piensan que más que homo sapiens-demens -al decir de Morin- somos Homo Faber-demens… Impera aún en la consciencia colectiva el mito de eterno progreso, que a estas alturas resulta sencillamente insostenible para el planeta. Vivimos enloquecidos por la manía del "trabajar", del "construir", del "acumular", del "modificar", del "ampliar"...La locura de sumar o de completar o de agregar a lo que en realidad no le hace falta ningún agregado....

N: ¿Cuál sería la eventual “salida”?

M: Se trata de un problema de educación, y fundamentalmente, de auto-educación, que es algo que no existe más que en un estado de desarrollo larval. Ya no queda tiempo, y aún la disposición resulta insuficiente. Se ha rechazado el consejo de los Sabios, y ello devendrá en la autoinmolación de la humanidad.

N: ¿Cuáles consejos, específicamente?

M: Cuando el Buda expone sus cuatro nobles verdades., incluye la causa de la enfermedad, que es el deseo. Y en el Gita el Señor Krishna le explica a su amado discípulo Arjuna, que “el deseo engendra ira”. Sin embargo, toda nuestra cultura –y ni que hablar de este capitalismo consumista extremo- no hace más que incentivar el deseo hasta niveles inverosímiles. Cuando en realidad esa búsqueda y acumulación de objetos exteriores no hace más que profundizar el Hambre y la desesperación.

N: ¿Por dónde pasa el tema de la educación en este sentido?

M: Pasa por dar el ejemplo de la Contemplación, del que deviene naturalmente el Auto-contentamiento. Porque la felicidad no proviene de ningún lugar externo a la consciencia, ni depende para nada de objetos exteriores a la consciencia misma. Pero los maestros y educadores no pueden transmitir algo que ellos no conocen ni viven, y más aún, acerca de lo que no tienen mayormente la más mínima idea. Los padres y educadores viven en un estado de ignorancia y de desesperación más o menos intensa, o más o menos larvada, y es eso lo que transmiten a sus educandos. Porque más que cualquier otra cosa, los niños perciben y reciben el “estado de ser” de los adultos, no lo que los adultos dicen o pretenden.

N: Te he escuchado referirte a la Nueva Era con términos muy severos, tiene alguna repercusión en esto?

M: La llamada “nueva era” todavía no es más que un “nuevo embuste”, con las excepciones que afortunadamente existen. Para que haya una “nueva era” tiene que surgir de un “hombre nuevo”, que en realidad es el hombre más antiguo, por cuanto es el Hombre Original, sin agregados a su consciencia. El Hombre Original es naturalmente pacífico, naturalmente satisfecho, naturalmente altruista. Se sacia con lo suficiente y vive en ese Estado de Gracia Original que recuerdan las escrituras de todos los tiempos. Pero no es algo que haya que alcanzar con grandes esfuerzos, porque está siempre Ahi, “debajo” de toda la porquería acumulada por la intensidad del deseo y de sus absurdas construcciones sucesivas. Sólo se trata de cesar de acumular basura, de cesar de poner obstáculos a la manifestación de lo que Es.

N: ¿En qué sentido ves que el movimiento de la “Nueva Era” pueda interferir con ese proceso de Reencuentro con lo Original?

M: Una buena parte de las doctrinas de la Nueva Era (NO TODAS) apunta a la insatisfacción crónica de la humanidad con eslóganes que promueven la ridícula idea de que “uno puede y debe conseguir todo lo que desea”, lo que no sólo es evidentemente falso, sino que además echa aún más combustible al ya de por sí difícil de contener “incendio de las pasiones” u “hoguera de los deseos”. Lo que se consigue con esto es producir más desorden y desconcierto.

N: ¿A qué atribuyes esta tendencia de apuntar a ese tema de “tú puedes conseguirlo todo”?

M: Considero que responde a una múltiple intencionalidad. Por de pronto es una “promesa” que resulta atractiva para la mayoría de la gente, porque ¿quién no tiene algún deseo o expectativa insatisfecha? Además, apela a la estupidez de la cultura occidental en particular, donde el judeo-cristianismo ha hecho estragos en materia de la autoestima de la gente (con toda esa historia de horror de que “nacimos en pecado” que “somos pecadores” que “por mi culpa, por mi grandísima culpa” y toda esa sarta de maldades irracionales) Por otra parte, no deja de ser una consigna funcional al consumismo globalizado, incentiva los deseos y siempre alguien se favorecerá! Y si estamos diciendo que, cuanto más deseo, más sufrimiento, bueno…Que aquellos que sospechen, como yo, que el sufrimiento de la humanidad depende no sólo de sí misma, sino fundamentalmente de esas fuerzas de las que hablaba San Pablo en Efesios 6:12, saquen sus propias conclusiones.

N: Tú has dicho que no hay tiempo ni disposición, te ruego amplíes esto, por favor.

M: Para producir el cambio necesario sería indispensable que la mayoría de la humanidad tomara consciencia de la situación. Pero la mayoría de la gente no hace más que vivir de acuerdo con los lineamientos y las compulsiones automáticas con las que son programados desde la cuna. Los niños, desde su más tierna edad, deberían ser guiados hacia el disfrute contemplativo, para el que, por otra parte, están perfectamente predispuestos en general. Pero en contacto con sus padres, maestros y el resto de los dementes más o menos rabiosos en manos de los que suelen estar los criaturas, no hay mucha esperanza de que esta tendencia pueda ser desarrollada.

Hemos llegado a un punto en la historia humana, en que esta “Actitud Contemplativa” se ha hecho indispensable, no sólo para alcanzar la verdadera felicidad y la genuina paz, sino para evitar acabar en un holocausto globalizado. Si la mayoría de la humanidad consumiera al ritmo al que lo hacen las clases medias acomodadas del llamado “mundo desarrollado” harían falta varios planetas para poder satisfacer todo ese gasto!

La humanidad entera necesita un baño de austeridad auto-sustentada, es decir, volitivamente alcanzada, y esto sólo puede lograrse a través del despertar al verdadero núcleo de la Consciencia, desde donde se necesita muy poco en términos materiales para estar en paz.

Pero, ¿Cuántos y quiénes están dispuestos a este Despertar?

La gente ha sido engañada desde el principio con la absurda idea de que se necesitan tales y tales cosas para ser felices, para “estar realizados” y todas esas tonterías. En realidad, es muy poco lo que se necesita y si la humanidad tomara consciencia masivamente de ese hecho, sobraría de todo para toda la humanidad en todas partes! Y no sólo eso, además el fruto del Despertar se manifiesta en el placer de compartir, en el inegoismo, en la generosidad. O se puede ver incluso desde el otro lado, al tomar conciencia de la Unidad total de todo lo que existe, y tomar por tanto consciencia de que el supuesto yo y el supuesto otro no son más que Uno solo, me vuelvo completamente Egoísta pero en un sentido que abarca a toda la humanidad y a todas las cosas. Ese es el Secreto de los Santos.

El conteo final ya ha comenzado.

Ya sabes que no soy optimista en el sentido en que la gente esperaría de uno que lo fuera.

Pero sí soy muy optimista con respecto al planeta y al resto de las maravillosas especies que la pueblan. Porque de una u otra manera –sea que el hombre Despierte o continúe dormido- se liberarán del flagelo de ese Virus inconcebible que cayó sobre todas ellas cuando apareció-o mejor dicho, HICIERON APARECER A- la especie humana.

13.4.11

La consecuencias de la ecuanimidad pueden ser diversas, y en general casi todas trágicas. En mi caso particular ha sido la de vivir exiliado en mi propio país.

A pesar de todos los discursos y pretensiones de “respeto del disenso” y “aceptación de las diferencias” , pocas cosas hay que el ser humano odie tanto en la práctica como verse obligado a “escuchar la otra campana”, lo que significa en realidad asomarse un poco más a la “verdad”. Y a la gente la “verdad” no le interesa. Lo único que les importa, en general, es “su verdad”.
Por eso, aquel que intenta el difícil ejercicio de la ecuanimidad, suele terminar como un leproso en tiempos de la Edad Media.


En 1988 – a los 32 años- escribí “Bases para un nuevo modelo de nación”. El escritor Sánchez Sorondo –a quien nunca conocí personalmente-escribió una reseña crítica positiva sobre la obra. La misma se presentó en todos los diarios de la época, pero jamás se consiguió ni la más mínima mención.
En ese libro se hablaba con mucha claridad de la corrupción dirigencial argentina. Y algunos méritos habrá tenido porque a partir de esa obra el Dr. Arturo Frondizi me honró con una amistad que duró hasta su muerte.

El libro no tuvo mención alguna porque su autor no pertenecía a ningún partido, a ninguna corporación ni a ningún conciliábulo de cualquiera de los poderes establecidos.

Desde que tengo memoria he padecido de la manía de tener siempre en cuenta las dos caras de la moneda. Lo que resultó –me di cuenta mucho después- en una suerte de tragedia social.
Aunque peque de soberbia, debo decir que no creo que ningún escritor argentino haya asumido, sistemáticamente, una postura semejante.

Cuando el presidente Carlos Saúl Menem –uno de los tantos que traicionaron al peronismo original- promulgó el indulto, tanto para la cúpula militar como para los delincuentes subversivos, le envié una carta de indignado repudio.

Considero que los militares tenían, no sólo el derecho sino la obligación, de defenderse y defender a la nación del violento intento de toma del poder por parte de los criminales subversivos y terroristas, quienes habían impuesto el reino del caos bajo el signo del asesinato y del secuestro extorsivo, hasta el punto en que el mismo  Juan Domingo Perón llegó a expresar al respecto: "
Nosotros estamos en la necesidad de contar con una legislación fuerte para parar lo que se está produciendo, que es también fuerte; y a grandes males no hay sino grandes remedios, que es lo que nosotros necesitamos. En este momento se está asaltando en nombre de no sé qué cosa. Si hasta han tomado ciudadanos; ya los ciudadanos no tienen la seguridad que el Estado tiene la obligación de dar, porque no hay sanción en las leyes para este tipo de delitos, que son nuevos. ¿Cómo es posible que todos los hombres que tengan armas estén amenazados de ser tomados por bandas de delincuentes que se dicen de una tendencia o de otra?"



Ernesto Sábato,Jorge Luis Borges y Leonardo Castellani en Julio de 1976 con el Teniente General Jorge Rafael Videla




La situación era insostenible, y las fotos no son más que una mínima muestra del apoyo inicial al golpe -que contó con una aprobación política mucho mayor de lo que ahora se pretende recordar.





Parece que los argentinos han olvidado que muchas rutas de la nación se hallaban copadas por grupos de terroristas, que la falta de seguridad ante los embates de una violencia sin precedentes en nuestro país había llegado a límites inconcebibles...Y que un grupo de asesinos armados escudados-burdamente-tras la fachada del idealismo revolucionario estaban organizándose a lo largo de todo el territorio nacional para imponer un sistema extraño al sentir de la ciudadanía -en la que jamás encontrarion el apoyo que les hubiera dado, sin duda alguna, la victoria-.
Las fuerzas armadas no podían NO RESPONDER, de manera decisiva, frente a un desmán de semejantes proporciones. Con lo que no podemos estar de acuerdo, de ninguna manera, es con la catastrófica forma  en que eso se llevó a cabo.

Debería haberse cumplido dentro de los límites de un estado de sitio con un orden marcial tan impecable como implacable, pero sin secuestros de criaturas, sin "desapariciones" y sin el absurdo sistema de torturas implantado en centros clandestinos. El gobierno militar contaba con los medios para hacer lo que debía hacerse a plena luz del día.


En mi carta a Menem pedía que la cúpula militar fuera juzgada por traición a la patria según el código de ley militar. El fusilamiento sumario de los tres jefes militares hubiera representado la única salida honorable y efectiva para el destino de la nación. Pero asimismo, e inmediatamente, la única pena posible también para los jefes subversivos: cadena perpetua no-excarcelable.
Antes de que los beneméritos "demócratas" y supuestos "defensores" de los derechos humanos se rasguen las vestiduras ante el castigo ejemplar que propuse, recuerden cómo los Estados Unidos gestaron el ahorcamiento de su antiguo socio y camarada Saddam Husein, y ni que hablar de los ahorcamientos del Juicio de Nuremberg y de Eichmann o la silla eléctrica para los Rosenberg.

El resultado del indulto y de la blandura inexcusable contra los enemigos y los traidores de la nación, está a la vista. Nos hemos quedado prácticamente sin fuerzas armadas y los otrora criminales subversivos, disfrazados ahora de “demócratas” han ascendido al poder.

Decir hoy “militar” representa una suerte de insulto. La falta de honor y de dignidad de los jefes militares para sumir un destino acorde con la hombría de bien y el respeto a sus camaradas –aceptando cargar con la pena máxima para salvaguardar el futuro de la institución- nos ha llevado a una situación tan ignominiosa como increíble. Mientras Brasil y Chile continúan armándose –las cifras de este año han aumentado con respecto a años anteriores- nosotros nos hemos quedado con unas fuerzas armadas casi de juguete. Con un plantel de hombres y mujeres a los que se les ha arrancando el sentimiento de cuerpo, la dignidad como grupo honorable al servicio de los intereses del pueblo de la nación, y se los ha convertido en blanco del repudio y la burla de la población civil.

Y la otra cara de la moneda –de esta moneda falsa acuñada con metales innobles-, la tenemos en el poder actual de la nación. Los otrora guerrilleros y delincuentes subversivos son hoy ministros y diputados.

Es difícil tener buena memoria en Argentina. Más que difícil, es doloroso, y más que doloroso, es bastante inconveniente desde el punto de vista cotidiano: a veces me tengo que olvidar a consciencia de los hechos para no pasarme el día vomitando sin parar.

Porque no puedo olvidar los secuestros, los asesinatos y las torturas –que incluyen a mujeres embarazadas y a niños- llevadas a cabo por la ineptitud y la maldad oprobiosa de la junta militar. Pero, para mi desgracia, no tengo una memoria selectiva, tengo memoria completa. Y así como me acuerdo de aquello, no puedo olvidarme de lo otro. Si hubiera tenido la memoria sesgada de la mayoría en mi país, quien sabe, quizás hoy hasta hubiera llegado a ser un “próspero” funcionario!

Pero me acuerdo demasiado bien. Y difícilmente pase una semana en que no recuerde a Jordán Bruno Genta y a Carlos Saccheri, ambos insignes filósofos tomistas asesinados salvajemente por los criminales terroristas del “Ejército Revolucionario del Pueblo”. Y no veo que sus crímenes hayan sido investigados realmente alguna vez.

Recuerdo muy bien a José Ignacio Rucci, y me pregunto cuándo algún gobierno se va a ocupar de ajusticiar a sus asesinos (Montoneros).

Recuerdo también el asesinato del padre Carlos Mugica (los mismos Montoneros).

Sería bueno agregar a ese sesgado y “tuerto” “Día de la Memoria” que el gobierno de los nuevos “montoneros capitalistas” nos quiere imponer, todos estos nombres más el del Capitán Viola y su pequeña hija María Cristina, de tres años, asesinados arteramente por quienes se han convertido hoy –por imperio de la manipulación ideológica en concurrencia forzosa con la desmemoria de los argentinos- en “jóvenes idealistas”. La otra hija del capitán Viola, María Fernanda, tuvo que pasar por varias delicadas operaciones a consecuencias de las heridas recibidas. Todo esto ocurrió cuando la familia Viola volvía de misa y estaba por entrar a su casa, la esposa de Viola, Maby, que estaba embarazada, no entendía qué había ocurrido y salvó su vida por estar abriendo el portón de su casa. La familia Viola viajaba en un Ami 8, vehículo de clase económica si los hay (vean en qué viajan ahora los ex -montoneros que hace unos años enarbolaban la bandera de la “patria socialista” y hoy se han convertido en adalides de la “democracia capitalista”)

Tengo la desgracia de la buena memoria asociada a mi obsesión por la ecuanimidad, y por eso no me olvido del Teniente Coronel Argentino del Valle Larrabure, hombre de cualidades sobresalientes como padre de familia, como camarada y como profesional. Cuando murió tenía dos hijos biológicos y estaba en proceso de adopción de un tercer hijo, Jorge Alberto. El “Ejército Revolucionario del Pueblo” lo tuvo secuestrado en condiciones infrahumanas durante 372 días antes de asesinarlo cobardemente. La agrupación “Hijos” Rosario, tiernos descendientes de muchos de esos “jóvenes idealistas” del ERP y Montoneros, pidió que se dejara de investigar y se archivara la causa de su homicidio.

Recuerdo asimismo el asesinato del General Cesáreo Cardozo, en particular porque las condiciones del mismo ilustran con bastante claridad las cualidades morales de aquellos “jóvenes idealistas”. Su asesina, Ana María González, era compañera y amiga de la hija de Cardozo –ambas concurrían al Instituto Lenguas Vivas-, lo que le daba a la joven e “idealista” Ana María la confianza de ingresar sin inconvenientes a la casa de la familia Cardozo y le permitió poner bajo el colchón del General una bomba de 700 gramos de trotyl.
La nota editorial del Buenos Aires Herald titulada “El crimen más detestable” y reproducida íntegramente por el diario La Opinión –sin que nadie pueda vincular precisamente a dichas publicaciones con el gobierno militar- decía lo siguiente:
fue el crimen más detestable pero fácil y sin riesgos para aquellos que colocaron la bomba en manos de esa joven chica”, advierte que “no debe permitirse que el terrorismo pueda triunfar en esto. Por eso debemos evitar el caer en su trampa actuando de manera exagerada y sin pensar. Los fines que persigue la subversión no son solamente aterrorizar, sino también suscitar la represión indiscriminada, con el objeto, según las esperanzas de los terroristas, de debilitar el apoyo que la población confiere a las fuerzas armadas.” (…) “Debemos tratar que nuestra ira no nuble nuestra inteligencia, haciendo que nuestra respuesta sea templada como el acero; enérgica, pero flexible. Pero recordemos que todos estamos involucrados en esta lucha. Nuestra fuerza es nuestra decencia. Su debilidad es su vileza. Nuestra defensa, basada en los altos valores y las más nobles tradiciones de nuestra sociedad, puede ser inexpugnable.

Siete meses después, la joven e"idealista"Ana María concluía su amorosa gesta, sumando a su bello dossier de “romántica revolucionaria” el cobarde asesinato del soldado conscripto Guillermo Félix Dimitri.

Como dije, tengo la siniestra desgracia de una buena y ecuánime memoria. Y por supuesto, recuerdo a muchos más. Los que deseen refrescar su memoria al respecto pueden entrar a ver a estas mil víctimas de aquellos idealistas jóvenes, algunos de los cuales se han transmutado hoy en prósperos empresarios del negocio de la política en Argentina.


Me acuerdo de muchas otras cosas que la mayoría de la gente parece haber olvidado. Como, por ejemplo, de la violación de la soberanía argentina por parte del Estado Sionista de Israel en 1960, durante el gobierno del Dr. Arturo Frondizi, cuando envió a los chacales de su servicio secreto para secuestrar y sacar ilegalmente del país a Adolf Eichmann. No me hubiese importado que se tratase del mismo diablo: ninguna nación de la tierra puede arrogarse el derecho de entrar a mi país para perpetrar un acto semejante contra la persona de cualquiera que habite nuestro territorio.

Pero como mi memoria – a diferencia de la de tantos- no es selectiva, también me acuerdo perfectamente de lo ocurrido el 18 de Julio de 1994, cuando otro país perpetró o cooperó para que se perpetrara, en plena capital argentina, el más horrendo acto de terrorismo de nuestra historia, cual fue el atentado a la AMIA, donde murieron 85 personas. Siento la misma repulsión por la República de Irán como por el Estado Sionista de Israel. Lo que me pone, nuevamente, en esa posición de ecuanimidad tan incómoda para generar simpatías en las mentes sesgadas de la mayoría.

Y sigo sufriendo los embates de mi memoria cuando recuerdo al General Perón en la Plaza de Mayo el 1 de Mayo de 1974, cuando repudió a los “imberbes y estúpidos”, mucho de los cuales han usurpado hoy las banderas del peronismo original, banderas que no les pertenecen ni pueden haberles pertenecido nunca, ya que su misma ideología es y fue contraria a la de Perón.

“Imberbes y estúpidos” que ya no son ni una cosa ni la otra, porque con gran astucia se las han amañado para usurpar, no sólo las banderas originales e históricas del peronismo sino las riendas de esta desafortunada Nación Argentina que parece condenada a no concretar nunca las grandeza a la que alguna vez parecía destinada.

Y únicamente por imperio del "cretinismo ambiente y creciente" de la población de mi desafortunado país, puede alguien llegar siquiera a creer que algo tan desemejante como “peronista” y “montonero” pueda llegar a conciliarse de alguna manera, muchísimo menos convivir en la misma persona. Pero la mayoría parece ya no saber ni recordar lo que fueron ni una cosa ni la otra. O quizás sea aún peor, tal vez ni siquiera les interese.

A fuer de mirar con ambos ojos para ser ecuánime, he vivido exiliado en mi propio país. Paradójicamente, he recibido aprobación y mención por mis trabajos en Estados Unidos, y por material realizado originalmente en idioma inglés.

Y es que en un país de tuertos, bizcos y desmemoriados, pretender una mirada ecuánime y no permitirse la conveniente debilidad del olvido, equivale a ser un leproso en tiempos de la Edad Media.




"Días atrás se presentó en el Centro de Ingenieros de la Capital Federal el último libro de Juan Bautista Yofre, Volver a matar.
Por sus antecedentes ideológicos y su militancia en las organizaciones armadas revolucionarias de los años '70, el disertante que más llamó la atención ese día fue Luis Labraña.
Licenciado en Lingüística de la Universidad de Amsterdam, autor de diversos libros y docente universitario, Labraña habló sobre la obra de Yofre y sobre la guerra civil en la cual él participó como miembro de Montoneros, con una claridad y un coraje poco usuales.
A continuación, el notable texto de su disertación
." FUENTE: http://www.lanueva.com/edicion_impresa/nota/21/06/2009/96l033.html

"Buenas tardes señoras y señores. En primer lugar quiero agradecer muy especialmente al Tata Yofre por concederme el honor de estar participando en esta mesa.
"Me imagino que me miran con curiosidad y desconfianza... ¡Es lógico! Días atrás, leyendo una crónica sobre Volver a matar , el periodista caracteriza a los dos guerrilleros entrevistados como personas que hablan desde el arrepentimiento.
"¡Pensar que alguien me encuadra en la figura de un arrepentido me causa pavor! Me imagino a una persona destruida, con un dedo enorme marcando a sus compañeros por la calle... Me imagino el mismo dedo indicándole a sus captores quién de la lista debía morir y quién debía vivir... Y me lo imagino, al inicio de la democracia, con ese mismo dedo, señalándole a los medios quiénes fueron los que le perdonaron la vida...
"Asocio la imagen de un arrepentido más a la de un ingrato que a la de un traidor. La traición es circunstancial. La ingratitud es una de las peores mañas humanas. Por eso me veo obligado a aclarar que yo no soy un arrepentido. Yo no estuve cautivo. No sufrí apremios. No delaté a nadie. Y si hoy, por primera vez, aparezco en público o estoy aquí, en esta mesa frente a ustedes, es por convicción. Por pura convicción.
"Al leer el libro de Yofre, se activaron los vericuetos de mi memoria. Memoria es una hermosa palabra manoseada hasta la degradación. Recordé a Dixis , la quinta donde fui detenido aquel 14 de febrero de 1973. Recordé algunos momentos, algunos rostros, algunas situaciones: los días inciertos de incomunicación e interrogatorios, la certidumbre de muchos años de cárcel. Y sobre todo la actitud del juez que se instaló a dormir en la misma dependencia en la que estábamos detenidos para garantizar nuestras vidas: estaba en manos de la Cámara Federal en lo Penal.
"Pasaron 36 años y recién, gracias a Volver a matar , comprendo el inmenso valor político de esa instancia constitucional, creada por un gobierno de facto. Era evidente, para todos, menos para nosotros, que el gobierno del general Alejandro Agustín Lanusse intentaba combatirnos con la ley en la mano, y eso abría una brecha democrática en el accionar de su gobierno. Pero nosotros no entendíamos nada de política real. La ideología se imponía al raciocinio y a la realidad. Eramos ciegos.
"Bueno... Todos ya sabemos cómo continuó la historia. Este libro me conduce a la reflexión. Pienso que a muchos de ustedes también. Volver a matar es la obra de un historiador y no, como el Tata humildemente se denominó en un programa radial: un cronista.
"En contraposición a las publicaciones de snobs contrafácticos que suelen pulular en los medios, éste es un libro científico. Cada palabra está respaldada por una meticulosa documentación. Es la obra, repito, de un investigador que sabe de estrategias. La riqueza de este libro va más allá de la rigurosidad histórica: abre nuevos caminos a la actualidad.
"Y ahora reflexiono en voz alta: Queda claro a través de la documentación el importante rol de Cuba en el desarrollo y crecimiento de la guerrilla. Había y hay intereses que van más lejos de la simple solidaridad revolucionaria. Hablo de los intereses geoestratégicos que tenía el bloque soviético y de los cuales Cuba era su más fiel aliado en América.
"Cabe determinar si la guerrilla operó por espontaneidad y rebeldía. De lo contrario, estamos frente a una libre interpretación jurídica: el accionar de la guerrilla dentro de los delitos de lesa humanidad, por responder a las órdenes o intereses de un Estado (extranjero).
"Todos sabemos que las declaraciones del Tribunal de Roma son meras palabras, jurisprudencia para utilizar acorde a las necesidades e intereses del momento porque la guerra --en sí misma-- es un delito de lesa humanidad.
"Y no hay tribunal en el mundo que pueda evitar una guerra. El antónimo de guerra es el vocablo política. La palabra paz es sólo un lindo momento que se goza entre la guerra y la política.
"No nos hagamos más los pacifistas a conveniencia. Aquí hubo una guerra. Pese a lo que digan los vendedores de memoria. Y quienes lo niegan faltan a la verdad y ofenden la convicción y la valentía de quienes murieron en ambas trincheras. Negar la guerra, a la cual nos referíamos continuamente en nuestros documentos como `guerra revolucionaria, popular y prolongada', es hacernos quedar como niñitos estúpidos de un jardín de infantes. Es desmerecernos en provecho de algunos bolsillos.
"Nosotros fuimos héroes en tiempos de guerra. Y en la otra trinchera también. Nadie debe apropiarse de la sangre y del dolor de los que escribieron la historia de los '70.
"Alguien, no sabemos quién ni cuándo, abrió la Caja de Pandora y dejó encerrado el Código Penal. Fue el comienzo del fin. En una guerra, al fragor del combate, no hay tregua, piedad ni perdón porque está en juego la vida.
"No me imagino a las tropas norteamericanas en Irak ni a las soviéticas en Afganistán ni a los franceses en Argelia ni a los occidentales en los Balcanes con combatientes vestidos con plumas blancas, globos de colores y caramelos para los enemigos.
"La guerra libera al depredador más grande del reino animal: al hombre. Y en los '70 el ser argentino mutó en fiera. Y pasó lo que pasó. Mucha muerte, dolor, exilio, cárcel.
"Vino esta democracia como pudo y con lo que pudo e intentó poner paños fríos: aministía, indulto. Y comenzamos a caminar mirándonos de reojo, pero caminábamos. Lentamente nos acostumbrábamos los unos con los otros...
"Y de pronto otra vez el hombre muta... ¡Pero no en la bestia guerrera! En un cretino, mediocre e insaciable que generó esta Argentina desprotegida. Esta Argentina sin justicia, sin Fuerzas Armadas, sin contrato social, sin salud, sin trabajo, sin educación... sin seguridad.
"El libro del Tata me llevó a reflexionar que necesitamos una Argentina libre del pasado, sin mezquindades, sin recuento de los muertos, con un monumento único para los que cayeron y con un indulto amplio que nos permita la paz interna.
"Porque aquí no hay salida: ¡o quedamos todos libres o vamos todos presos!
"Muchas gracias".

11.4.11

Estados Unidos aprendió una lección de su guerra en Vietnam: no hay que contar cadáveres http://www.guardian.co.uk/world/2008/mar/19/iraq
“No contamos los cuerpos” General de cuatro estrellas Tommy Franks (en servicio desde 1965 a 2003)
Por lo tanto, el gobierno de los Estados no da cifras reales ni de los muertos civiles en Irak ni de sus propios muertos. Los Estados Unidos acomodan dichas cifras de acuerdo a su conveniencia.
Cuando hablo de Estados Unidos no me refiero a toda la población estadounidense, sino a lo que el Presidente Eisenhower denominó “el complejo corporativo industrial-militar” y a la estructura gubernamental-administrativa-financiera de ese país.
Hay una enorme cantidad de ciudadanos estadounidenses que no están de acuerdo con los lineamientos ni con las metodologías de su gobierno, y permanentemente recibo información de los mismos, de su enorme angustia y preocupación frente a la creciente destrucción, incluso, de las libertades individuales dentro de los Estados Unidos.
La prensa oficial mundial y todas las redes de televisión, siguen la misma línea de conducta impuesta por la Corporación Político-Financiera Internacional : no informar nada preciso acerca de lo que ocurrió y continua ocurriendo en Irak.
Razón por la cual nadie habla de lo que está ocurriendo en ese desafortunado país.
Los intereses de Estados Unidos son múltiples: económicos, geopolíticos y…algunos de los que casi no se puede hablar.
La cúpula de quienes organizaron la invasión son individuos con estrechos intereses en el negocio petrolero internacional (Bush, Cheney y compañía). Por otra parte, Estados Unidos cumple funciones al servicio de las necesidades del Sionismo israelita en dicha región. Y además, hay intereses ocultos vinculados con lo que se sabe funciona en esa región desde tiempo inmemorial: una StarGate.
No abochornaré a mis lectores poniendo imágenes de lo que ha ocurrido y ocurre en Irak, pero han de saber que hay cientos de miles de muertos.
He aquí sitios donde pueden observarse las diversas evaluaciones:



Por otra parte, está el caso del soldado Bradley Manning, quien informó a Wikileaks acerca de una cantidad de barbaridades y torturas perpetradas por el Ejército Estadounidense en Irak, y se encuentra en una muy difícil situación, no sólo por los cargos oficiales de su “traición” a los Estados Unidos, sino porque además cuenta con los “agravantes” de su condición ideológica (ateo) y orientación psicosexual (homosexual)
Bradly Manning ayer...


Utima foto de Bradley Manning

Expongo abajo abajo el informe que he recibido de Emma Ruby-Sachs del Sitio de Derechos humanos Internacionales Avaaz.org así como el pedido de ayuda para él. Más abajo, la nota de Soledad Gallego Díaz, Directora Adjunta del Diario Español "El País":

“En estos momentos, el militar confidente de Wikileaks, Bradley Manning, está siendo sometido a torturas brutales en una prisión militar en los Estados Unidos. Mantenido en una situación de total aislamiento capaz de enloquecer a muchas personas, Manning es forzado a permanecer desnudo durante ciertos períodos del día, y expuesto a las burlas e insultos de otros presos.

Manning está a la espera de juicio por haber revelado documentos militares secretos a Wikileaks - incluyendo el video que muestra a soldados norteamericanos masacrando a civiles iraquíes. Este trato cruel e inhumano parece ser parte de una campaña de intimidación dirigida a silenciar a posibles confidentes y continuar con la ofensiva contra Wikileaks. Este asunto ha generado posiciones enfrentadas dentro del gobierno de EE.UU., con algunos diplomáticos criticando abiertamente a los poderes militares por el trato que le están dando a Manning. Pero el presidente Obama se está manteniendo al margen hasta ahora.

Obama es muy cuidadoso de la reputación internacional de los Estados Unidos. Es ahora cuando debemos mostrarle lo que está en juego en este caso. Levantemos un enorme clamor global pidiendo al gobierno de EE.UU. que ponga fin a las torturas contra Manning y respete la ley. Firma la petición de abajo, y nuestro mensaje será difundido a través de impactantes anuncios y acciones en Washington cuando reunamos 250,000 firmas:

https://secure.avaaz.org/es/bradley_manning/?vl

Al menos sobre el papel, los Estados Unidos se oponen a la tortura. La constitución de EE.UU. prohibe los "castigos crueles y excesivos". Y ha firmado, junto a casi 100 países, una convención internacional que obliga a tratar a todos los prisioneros "con humanidad y respeto a la dignidad inherente a cada ser humano". Pero en estos momentos, Bradley Manning está completamente aislado en una celda, durmiendo sin sábanas, y ni siquiera se le permite hacer ejercicio. Además, está siendo sujeto a humillaciones brutales que le están generando serios daños mentales. Esto viola las leyes de los Estados Unidos y el Derecho Internacional.

Bradley está detenido bajo el programa denominado de 'prevención de lesiones', a pesar de los 16 informes médicos emitidos por profesionales militares recomendando que se le retire de las severas condiciones de aislamiento que ello implica. Sus abogados están haciendo todo lo posible por lograr en los tribunales el respeto a sus derechos humanos y sus derechos constitucionales fundamentales. Pero a día de hoy, el tribunal militar que lleva su caso y tiene en sus manos el futuro de Bradley ha ignorado el sufrimiento a que está sometido.

Desde la explosiva revelación de los crímenes de los militares estadounidenses en Afganistán e Iraq, se han impuesto médidas represivas contra Wikileaks. Muchos especulan que esta despiadada presión sobre Bradley busca forzarle a que implique a Julian Assange, fundador de Wikileaks. Pero Obama le prometió a los ciudadanos estadounidenses y al mundo entera que él protegería, en vez de perseguir, a los confidentes:

"Muchas veces la mejor fuente de información sobre el despilfarro, el fraude y el abuso de un gobierno está en algún empleado público comprometido con la integridad pública y dispuesto a hablar. Estos actos de valor y patriotismo, capaces a veces de salvar vidas y de ahorrarle dinero a todos los contribuyentes, deberían ser promovidos en lugar de ser sofocados."

El cruel trato que está sufriendo Bradley nos muestra todo lo contrario, y manda un mensaje escalofriante a todos aquéllos que quieran revelar información de interés público. Actuemos rápidamente ejerciendo una enorme presión internacional para que el gobierno de Estados Unidos cumpla su compromiso de respetar los derechos humanos, proteger a los confidentes, y ponga fin a este horroroso y cruel trato a sus propios ciudadanos. Firma la petición y reenvíala a todos tus conocidos:

https://secure.avaaz.org/es/bradley_manning/?vl

Bradley Manning se considera un patriota y admitió haber difundido cierta información porque, en su opinión, el mundo tenía derecho a conocerla. Personas con sentido común pueden estar en desacuerdo sobre el trabajo y los métodos de Wikileaks, y sobre las acciones correctas o incorrectas por parte de quienes les entregaron la información. Pero, en cualquier caso, la tortura ilegal de Bradley Manning es una vergonzosa violación de sus derechos humanos y de su dignidad como persona. Sin olvidar que Bradley ni ha tenido aún un juicio justo, ni ha sido condenado por ningún delito.

Con esperanza y determinación,

Emma, Ricken, Pascal, Janet y el resto del equipo de Avaaz

Fuentes:

Renunció el vocero de Hillary tras duras críticas en el caso WikiLeaks
http://www.clarin.com/mundo/Renuncio-vocero-Hillary-criticas-WikiLeaks_0_443955632.html

Fuerzan a dormir desnudo al soldado acusado de filtrar documentos a WikiLeaks
http://www.elespectador.com/noticias/elmundo/articulo-254860-fuerzan-dormir-desnudo-al-soldado-acusado-de-filtrar-documentos

El departamento de Estado dice que el trato del Pentágono a Manning es "ridículo y estúpido"
http://www.elpais.com/articulo/internacional/departamento/Estado/dice/trato/Pentagono/Manning/ridiculo/estupido/elpepuint/20110311elpepuint_21/Tes

Piden que Londres interceda pro Bradley Manning y averigüen si es torturado
http://www.abc.es/20110203/internacional/abci-amnistia-manning-201102031225.html

Kucinich compara el tratamiento al soldado Manning con las torturas de Abu Ghraib
http://www.elmundo.es/america/2011/03/06/estados_unidos/1299434542.html

Nuevo llamamiento para poner fin a las duras condiciones de detención del soldado de Wikileaks
http://www.amnesty.org/es/news-and-updates/llamamiento-fin-condiciones-detencion-soldado-wikileaks-2011-03-25

Enterrando al soldado Manning
http://www.vanguardia.com.mx/enterrandoalsoldadomanning-678480.html

SOLEDAD GALLEGO-DÍAZ OPINIÓN

Enemigo: la opinión pública

SOLEDAD GALLEGO-DÍAZ 13/03/2011 El Pais
Bradley Manning, el soldado al que se acusa de haber filtrado información confidencial sobre el Departamento de Estado y sobre las guerras de Afganistán y de Irak (incluido el vídeo en el que se aprecia cómo se ametralla desde un helicóptero a varios civiles desarmados), permanece detenido desde julio de 2010 en la base de los marines de Quantico (Virginia), sin que nadie parezca escandalizado por las condiciones, extraordinariamente duras, de su encarcelamiento ni el riesgo de que sea condenado a 54 años de prisión.
Manning está aislado 23 horas al día en una celda en la que no puede hacer ejercicio físico; solo puede comunicarse con alguien tres horas a la semana y, debido, según su abogado, a que hizo un comentario sarcástico a sus carceleros, se le ha sometido a rituales humillantes, como obligarle a permanecer desnudo siete horas al día. Los responsables de la cárcel aseguran que ese es el tratamiento “normal” para alguien que puede tener tendencias suicidas, algo que su abogado niega y que en todo caso obligaría, se supone, a aliviar antes las feroces condiciones de aislamiento que a desnudarle.
No se sabe bien cuáles fueron los motivos que llevaron al joven soldado Manning, de 23 años, natural de Oklahoma, relacionado con algunas comunidades de hackers a través de un antiguo novio, a filtrar esos documentos confidenciales y a quebrar la disciplina militar, si es que realmente él fue el responsable de enviar esa documentación a WikiLeaks. Se comprende que la Administración norteamericana desee someterle a juicio, pero tanto el número de delitos de los que se le acusa como las condiciones de su detención deberían provocar la indignación de los defensores de los derechos humanos y la vergüenza de sus guardianes.
Manning habrá cometido seguramente algún delito, pero de su conducta no se han derivado muertes ni perjuicios que no compensen los beneficios que también ha acarreado. La información difundida gracias a este joven militar ha permitido restablecer la verdad en muchos casos de engaño y embuste a los que se sometió a los ciudadanos, no por motivos de seguridad nacional, ni mucho menos, sino por la comodidad personal y seguridad de los propios responsables de los hechos denunciados.
¿Se supone que Bradley Manning debe ser condenado a una pena muy superior a la que se merecen los militares que ametrallaron, impunemente, a la población civil? Eso es lo que va a suceder, si sigue adelante la acusación de “colaboración con el enemigo”. ¿Quién es el “enemigo” al que el soldado entregó el vídeo del ametrallamiento desde el helicóptero? ¿Los rebeldes afganos o iraquíes, que evidentemente ya sabían lo que había ocurrido, sin necesidad de WikiLeaks, o la opinión pública norteamericana, a la que se había negado oficialmente que algo así hubiera sucedido? ¿Salieron a descubrir al enemigo y se encontraron que eran ellos mismos, parafraseando la famosa tira cómica de un conocido dibujante de Estados Unidos?
Robert McNamara, responsable de la escalada en la guerra de Vietnam, conocida gracias a los llamados Papeles del Pentágono, reconoció al final de su vida que la filtración de aquellos documentos no había supuesto un peligro para la seguridad nacional, sino que había sido algo muy “incómodo y molesto”. “La verdad es que tomamos las decisiones que tomamos de acuerdo con lo que creíamos que eran los principios y la tradición de este país. Sin embargo, estábamos equivocados, terriblemente equivocados, y les debemos una explicación a las generaciones futuras”, confesó. Los papeles filtrados por el soldado Bradley ayudarán a generaciones futuras a entender qué pasó en las guerras de Irak y Afganistán y cómo funcionaba el mundo en aquellos años. Nunca ayudó al enemigo, sino a la opinión pública norteamericana y mundial, y no se merece nuestro olvido ni el trato cruel al que se le está sometiendo. -"

9.4.11

"Ancha es la puerta y amplia es la senda que lleva a la perdición..." Dijo el Maestro...

Y así ha de ser, porque de lo contrario:
¿Cómo harían tantos para poder entrar por ella?

1.4.11

Argentina, una vez más

Por el Dr.Manuel Gerardo Monasterio

(7/8/2007)

"Cómo va a ser la Patria esta inmensa laguna en que andamos braceando con desesperación, nadando contra corriente y empantanándonos sin poder ir ni atrás ni adelante; esta casona derruida donde respiramos aire gastado, comemos pan duro o vemos cada día cosas que nos dan en el rostro, estamos vejados por el cretinismo ambiente y creciente, soportamos vergüenzas nacionales. Entonces la Patria real ¿es muy chica? No lo sé, puede que si, puede que no. Pero la Patria son ustedes”. (Leonardo Castellani).

"Volver a hablar de mi país es como retornar una y otra vez a un cáliz de amargura sin fin. Y sin embargo vuelvo, como el perro bíblico que vuelve sobre su vómito a regurgitar el alimento que ya estuvo en su vientre alguna vez". De "Elegía a un niño crucificado"; Manuel Monasterio, 1992

De una punta a la otra de esta Argentina grande y extraña, se habla y se vuelve a hablar siempre de lo mismo sin decir nunca prácticamente nada. Pero hay gente que vive precisamente de eso, e incluso ganan bastante bien. Mientras que otros hemos perdido el sueño y la cordura en pos de convertirnos en una voz clamante en el desierto de tantas "almas inclinadas hacia a la tierra"...

Pero es una vergüenza que alguien como yo se queje, mientras en el momento que escribo esto un niño, cuyos huesos sobran en un par de manos grandes, se disuelve entre las grietas de una ignorancia inconcebible que se alimenta de lo que se llama por estas tierras -con un desparpajo inaudito- "democracia". Una "democracia" que sólo sirve a los intereses de unos estafadores profesionales disfrazados de políticos, que necesitan muchos "changuitos" y "gürisitas" bien hambreados, bien hundidos en el lodo de la pobreza neurobiológica inmarcesible para que puedan luego ir a las urnas a votar por

ellos.

En Argentina votan los muertos y los idiotas. Y me refiero a los idiotas en serio -sin menosprecio alguno- a los discapacitados severos y profundos que están en el padrón electoral nacional y cuyo voto vale lo mismo que el de cualquier otro ciudadano que tenga algo más de idea de lo que está haciendo, o de lo que lo obligan a hacer. Porque en Argentina además, el voto es obligatorio. Y que no se le ocurra a alguien hablar de "voto calificado". No señor, esto es una verdadera DEMOCRACIA, y por eso su voto vale lo mismo que el del enfermo neurológico profundo que está con usted en el padrón. ¿Y por qué no habría de valer igual? Si los votos de ambos junto con el mío y el de

millones valen finalmente lo que valen, es decir, lo que una cagada de paloma. Esto es, no nos sirven a todos nosotros, a la Nación, pero son indispensables para los que han usurpado el poder en nombre de la "democracia". Ellos necesitan muchos niños hambreados en esa edad en que el daño neurológico de la desnutrición es irreversible, para sostener esta infamia, mal llamada "democracia",que precisa de millones de esos votos esclavos procedentes de la incompetencia cívica que ellos mismos fabrican de

una punta a la otra del país del que se han apropiado.

Porque Argentina es un Proceso y un Castillo de Kafka donde todos los días tenemos -varias veces en el día- la misma sensación de Deja-Vu. Y todos los días al fin del día terminamos convertidos, como Gregorio Samsa, en el mismo insecto a merced del mismo funcionario -presidente, gobernador o diputado- que se presenta ante nosotros con un nombre diferente que saca de la misma galera -aparentemente infinita- de la codicia sin fin y del egotismo sin pausa....Y la estupidez sin mengua, de un pueblo que sigue dando vida a tanto degenerado serial disfrazado de político y con apetencias de eterno funcionario.

Decía Leonardo Castellani, "La antigua monarquía francesa estaba sustentada por las cuatro columnas de Iglesia, Universidad, Nobleza y Gremios -incluso aquí los Parlamentos-que tenían su vida propia y a las cuales no era cómodo ofender; de manera que Luis IX por ejemplo, teóricamente 'rey absoluto', podía hacer muchísimas menos cosas -y prepotencias- que un presidente democrático-liberal de la República Argentina..."

Y sería, digo yo, caer ciertamente en un pozo de gran ingenuidad, pensar que la democracia nos pone a salvo del absolutismo. Precisamente al revés, porque no hay autocracia más feroz que la difuminada del amorfo "demos", que es como llamaban al pueblo los griegos.

Es por todo esto que no puede sorprendernos absolutamente nada de lo que la actual administración nacional haga o pretenda hacer. Y considero además que la mayoría de las criticas que hoy día reciben el Sr. Presidente y su Primera Dama son profundamente insustanciales y, finalmente, completamente irrelevantes. Ellos son en realidad "culpables" de una sola falta: la de ser una mera clonación de la indigencia política hereditaria que aqueja desde siempre a este país.

Nietzsche se planteó un par de preguntas que deberían ser asimismo relevantes para nosotros, "¿Cómo llego a ser lo que soy?" y "¿por qué sufro siendo lo que soy?" Hemos llegado a ser lo que somos por un conjunto de pensamientos y la práctica constante de esos pensamientos. El conjunto de pensamientos se cristaliza en una actitud, una actitud frente a la vida, una actitud ante los otros. Una imagen de nosotros mismos que se plasma en una conducta. Una conducta en lo personal y en lo social.

En Argentina la testosterona circulante es poca, de pobre calidad y muy mal distribuida. Será por eso que somos famosos por nuestras mujeres histéricas y ahora también por nuestras mujeres machorras. Porque parece ser que a pesar del discurso soberbio de los machos argentinos las señoras están tan insatisfechas que terminan por asumir el rol masculino. No porque las mujeres manden, eso lo han hecho siempre, sino por la manera en que pretenden hacerlo por estos lares.

Porque debe haber pocas cosas más desagradables que una mujer que trastoca su pudor -casi un significante de su identidad- por la postura chabacana de imponerse a los gritos moviendo las manos como aspas de molino. Uno esperaría, como mínimo, que un poco del dinero recaudado a lo largo de muchos años de ejercer el "próspero negocio" que representa la política en este país, hubiese sido invertido en tratamiento psicológico y entrenamiento emocional para aminorar y conducir esos visibles horrores del carácter.

La mujer verdaderamente poderosa no necesita ejercer su autoridad como un capataz de esclavos en época de la conquista. Mi abuela, que era analfabeta, tenía la Presencia como para imponer el orden -tantas veces necesario a pesar de las veleidades afiebradas de la mal entendida "democracia" y la aún peor interpretada "libertad"- con una sola

mirada.

Pero mi abuela era una pobre campesina europea "sin pajaritos raros en la azotea" y acá estamos en la Argentina posmoderna de la pizza y del champán, la Argentina tilinga de los millonarios-tipo-sopa-instantánea y de los políticos que viven la política como sacarse la lotería, y de un pueblo que lo permite porque a lo mejor sueña con poder participar de alguna manera de las ganancias de esa lotería mal habida.

La Argentina de los militares capones que necesitan que sus mujeres hagan en público las veces de hombre; que no son capaces de admitir lo que es tan evidente que lo sabe todo el mundo: que hicieron las cosas mal, horrorosamente mal. Que no tuvieron los atributos de su masculinidad bien puestos antes, y menos los van a tener ahora -que ya no tienen poder alguno- como para pedir perdón como Dios manda por los desmanes de los que fueron responsables en una guerra que tenían derecho a entablar, pero nunca-jamás de la forma chapucera en que lo hicieron. Hicieron las cosas tan, pero tan mal, que hoy los asesinos terroristas pasan por mártires, y muchos de los que pusieron bombas debajo de las camas de gente durmiendo han pasado a ser "jóvenes idealistas". Y varios de los ideólogos y terroristas que llevaron a la muerte a verdaderos jóvenes idealistas son hoy prósperos empresarios que se nutren del capitalismo que decían entonces combatir.

Aquellos fueron los militares de entonces y son también los de ahora. Porque Argentina es tan indefinida que no ha sido capaz de generar un solo dictador como la gente. Un dictador que en su momento, como un padre responsable, hubiese puesto las cosas en marcha para sentar el ejemplo indispensable a las generaciones por venir. Porque como dijo San Agustín -uno de los escasos y verdaderamente grandes filósofos que dio el catolicismo- "los pueblos corrompidos sólo pueden ser gobernados por tiranos". Pero también, como dijo Leonardo Castellani, "es necesario que (el dictador) sea santo. Porque el grado de violencia que un hombre tiene derecho de infligir a otros hombres corresponde, por lo menos, al grado de amor que les tiene. La violencia infligida por el odio es siempre contagiosa y volvedora: rebota sobre el violento."

Pero esto es Argentina, donde los políticos honestos se suicidan como Lisandro de la Torre o terminan en la miseria como el Dr. Ramón Carrillo y los pensadores y profetas como Castellani son exonerados de todos sus cargos, se les prohibe ejercer su oficio y se los condena a pensiones de hambre.

Y es por eso que en Argentina volvemos siempre, de mala manera y a los tropezones, a generar autócratas de segunda y tercera categoría como los que hemos tenido en los últimos años. Políticos pequeños, tan pequeños que se creen que verdaderamente merecen el poder que han recibido. Que ignoran o soslayan que se encuentran con el poder entre manos por arbitrio de la corruptela y el desorden generalizados y se lo toman tan en serio que se olvidan del valor puramente instrumental de su mandato. Y hacen todo -y bastante mal-para el estado, y nada para la Nación. Olvidando que el estado no es más que una maquinaria dentro de la nación y que su único objeto es servir a la nación, que es la gente.

Shakespeare escribió en su Hamlet "si le dieran a cada hombre lo que se merece nadie se libraría de una buena paliza". Y los argentinos tenemos lo que nos merecemos, porque esto es lo que somos.

Pero como yo no creo en el karma de mis colegas hindúes de la manera en que ellos creen, continúo pensando que a lo mejor algún argentino se merece otra cosa distinta que la que hoy está recibiendo. No yo, porque yo ya soy un hombre grande y lleno de vicios y puedo tolerar la paliza que me toca. Pero no podré aceptar jamás como un hecho natural que en el momento en que escribo esto, un niño, cuyos huesos sobran en un par de manos grandes, se disuelva entre las grietas de una ignorancia inconcebible que se alimenta de lo que se llama por estas tierras -con un desparpajo inaudito- "democracia".

(*) Publicado en Corrientes al Día 7/8/2007

 

Copyright 2010 Tristario.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.