15.7.10


Entre gallos y medianoche, con el apoyo de la votación de una parte suficiente del Senado Nacional, la comunidad homosexual terminó de concretar el largamente preparado "coup d'etat" contra el Instituto matrimonial.
Hemos escuchado comentarios como los de Osvaldo Bazán, quien "hoy se siente orgulloso de ser argentino". Es bueno declarar que muchos, como quien esto escribe, por el contrario, hoy sienten vergüenza por la misma razón.
Todavía nos estamos preguntando con qué derecho una minoría irrumpe demoliendo el Instituto Jurídico del Matrimonio, mediante una Ley que no ha contemplado una miríada de importantísimos detalles que sólo irán saliendo a la superficie una vez que este instrumento legalizado de atropello inverosímil se ponga en funcionamiento.
Estábamos a favor de que las personas de orientación sexual diferente vieran respetados de manera plena los derechos civiles, económicos y legales que les asisten de modo inalienable en un genuino estado de derecho del Siglo XXI. Pero no estábamos dispuestos a aceptar que, para ello, se derrumbara jurídicamente la estructura legal del matrimonio entre varón y mujer, que no sé si será lo que "Dios manda o ha mandado", pero sí estoy absolutamente seguro de que es lo que la biología nos impone de manera mayoritaria con las clásicas excepciones (fenómenos, atipicidades, aberraciones y mutaciones, según fuere el caso)
Se han planteado una serie de argumentos absurdos, como comparar este "logro" con el voto femenino, como si el dúo indivisible que hace a la Hominidad (Varón-Mujer) tuviera realmente un tercero, que por imperio de la imaginación alocada de una porción de la humanidad pudiera imponérsele arbitrariamente a la biología.
Es claro que hay casos de "homosexualidad" entre los animales, son ocurrencias atípicas que los zoólogos, etólogos y veterinarios estudian como tales. También nacen vacas con dos cabezas y chivitos siameses.
La tristísima impresión que le queda a uno, luego de un desmán de proporciones descomunales como este, es que quizás hemos sido demasiado flojos. No recuerdo haber sentido en cincuenta y cuatro años lo que siento hoy, porque jamás traté con desprecio o desdén a nadie por su condición psicosexual. En este momento comienzo a dudar de haber hecho lo correcto, como otros miles de ciudadanos que creímos que esa era la actitud a asumir. Hoy vuelvo a pensar muy seriamente en las palabras del gran psicoanalista Wilhelm Reich -pionero de la educación e higiene sexual del Siglo XX- cuando el Dr. Havrevold le pide que tome en tratamiento a un paciente de gran valor, aunque homosexual,Reich contestó: "No quiero tener nada que ver con tales cochinadas"(Literalmente:"Ich will mit solchen Schweinerein nichts zu tun haben")

Lo escribí antes y vuelvo a hacerlo ahora: esto no se trata verdaderamente de derechos. Cuando le comenté -premonitoriamente- a un comentarista homosexual, parafraseando a Unamuno, "Vencerán, pero no convencerán" Me contestó, en estas mismas páginas, "no nos interesa convencer". Por supuesto, porque no es eso de lo que realmente se trata.
Lo que ha ocurrido, como ya he dicho en otros artículos, es que los homosexuales acumularon el suficiente potencial de fuego como para ganar esta guerra. Y utilizo ahora abiertamente el vocabulario militar, porque no se trata de otra cosa más que de eso: hacerse con el poder. Y una vez que se han hecho del poder, comienzan a discriminar. Nosotros somos "retrógrados y trogloditas" y ellos son "modernos y democráticos".
Dicen que el matrimonio es un "constructo social". Chocolate por la noticia. También se trata de un "constructo social" nuestro repudio actual hacia la pedofilia. Pero esto no fue siempre así, y a este ritmo puede que no lo sea tampoco en algún futuro posible.
El hecho de que el matrimonio sea un constructo social no da derecho para infiltrarlo, penetrarlo y corromperlo bajo el amparo de una cantidad de legisladores que se arrogan un poder que debería comprobarse de manera fehaciente de aquí en adelante.Utilizo la palabra "corromper" en su más plena acepción etimológica como "no hacer justicia a la naturaleza de algo o desvirtuarla". La "naturaleza" del matrimonio en cuanto a constructo social elaborado durante miles de años por millones de personas no da derecho, vuelvo a repetir, a invadirlo, demolerlo y transvestirlo con atributos y características ajenas a su condición original.
Hasta donde puedo ver, no se nos han ofrecido suficientes pruebas de que tal atropello sea lícito de realizarse, o de que el "tiempo" de tal atropello "haya llegado". Se ha pretendido hacer creer a la población de que esta Ley es el advenimiento natural de un proceso de evolución social, cuando en realidad se trata de una artera maniobra de inversión de los valores pergeñada por quienes cuentan hoy día con una tremenda cuota de poder mediático y cultural.
El congreso ha promulgado esta ley en un tiempo ofensivo por su brevedad, habida cuenta que se trata de un instrumento que producirá profundas, insospechadas y posiblemente irreparables alteraciones, no sólo del Instituto del Matrimonio, sino asimismo de diversos institutos jurídicos como los derechos del niño, la filiación, la maternidad y la paternidad.
Aterra ver con qué liviandad los senadores que votaron positivo han actuado, amparados por la falta de atención de una población que se encuentra mentalmente al margen, viendo en su mayoría cómo logran llegar a fin de mes o cómo evitan recibir un tiro en la nuca a manos de algún ladrón mientras entran a su casa luego de un arduo día laboral.
No les ha dado vergüenza a los señores senadores ver la cantidad de gente que duerme alrededor del Congreso, algunos que podrán morir bajo el efecto del frío polar que -ominosa y agoreramente- ha caído sobre el país en estos momentos.
No se ha contemplado seriamente la posibilidad de otorgar a los homosexuales un Instituto que los ampare jurídicamente, porque los principales adalides del movimiento gay ya lo habían dicho: "No es eso lo que queremos" "No nos interesan los derechos, queremos el matrimonio igualitario".
No les interesan lo suficiente a los señores Senadores, los miles de matrimonios (y no agregaré "heterosexuales", porque lo considero redundante, ya que a pesar de la Ley promulgada no admito variables en la definición de "matrimonio") que esperan en lista de adopción -algunos ya van para diez años-mientras los niños mueren en las calles o son abusados.
Les ha interesado más satisfacer -rápida, perentoriamente- las pretensiones de una minoría poderosa cuya principal motivación es la revancha contra la mayoría ante la cual -lícitamente-se han sentido siempre diferentes. Porque son diferentes, y no hay ley, ni código, ni monumento jurídico alguno y posible que pueda revocar o abatir esa DIFERENCIA.

Me decía por teléfono hace un rato mi hija menor -que se encuentra actualmente viviendo en Puerto Rico-"pero te das cuenta, se han sacado las palabras "marido y mujer". Mi hija -que a diferencia de su padre tiene muchos amigos gays a los que quiere entrañablemente- estaba desolada, tomando plena consciencia de lo que se había realmente concretado. Vio que avanzábamos a pasos agigantados hacia el reino de la indiferenciación, de lo amorfo, de la fusión caótica de las diferencias. Los Gnósticos sabían bien cómo se llama y de qué se trata ese "reino" que se está imponiendo.

Don Miguel de Unamuno, en el recinto magno de la Universidad de Salamanca de la que era Rector, le respondió al General Millán Astray (quien había irrumpido con palabras ofensivas e irracionales): El general Millán Astray es un inválido. No es preciso decirlo en un tono más bajo. Es un inválido de guerra. También lo fue Cervantes. Pero los extremos no sirven como norma. Desgraciadamente hay hoy en día demasiados inválidos. Y pronto habrá más si Dios no nos ayuda. Me duele pensar que el general Millán Astray pueda dictar las normas de sicología de las masas. Un inválido que carezca de la grandeza espiritual de Cervantes, que era un hombre, no un superhombre, viril y completo a pesar de sus mutilaciones, un inválido como dije, que carezca de esa superioridad del espíritu, suele sentirse aliviado viendo como aumenta el número de mutilados alrededor de él [...]”
Hoy se han invertido los papeles, quienes se disfrazan de "liberales y modernos" y "justos y humanos" son los que irrumpen en el corazón jurídico de la nación, cual es el Código Civil- con intenciones de que "todos nos igualemos" en lo que no puede haber igualdad posible. Parece que como en un eco macabro de aquel también 14 de Julio -de 1789- (No creo en absoluto que sea una "coincidencia", es algo arteramente preparado para que tenga todo el poder "místico" de "Inversión del Orden Natural" que se pretende) se sigue hablando de "igualdad", una palabra que no puede aplicarse aquí, y parece que nadie se da cuenta porque NO HE ESCUCHADO A NADIE DECIRLO, la palabra que les corresponde a los homosexuales no es "IGUALDAD" sino EQUIDAD. Los homosexuales con su atipicidad -como Millán Astray a su manera con su invalidez-desean "igualar" a la población a su imagen y semejanza.
Quien esto escribe, junto a muchos otros -pero no ciertamente la mayoría de la población- ha luchado. Sabía que el resultado sería el que ha ocurrido, y en poco tiempo llegarán "la angustia y el rechinar de dientes" de esa mayoría de la población que por diversas razones quedó al margen de lo que estaba aconteciendo. Llegarán los gritos y el llanto cuando comiencen a filtrarse en las escuelas los programas adaptados a esta "nueva realidad" que nos han impuesto. Porque, es fundamental decir que, como pregonan, "esta era una realidad que existía", sin duda, pero existía para y en los homosexuales, ahora los papis deberán observar -es cuestión de tiempo- cómo en la educación sexual presentarán las distintas opciones "normales" de elección sexual. Porque podrán engañar a los legos o a los incautos, pero no a tantos como quien esto escribe: el ser humano no nace sabiendo qué desear, el deseo se construye, el deseo y su objeto también son en parte un "constructo social". Los homosexuales, a partir de ahora, son la voz cantante en este asunto, porque los homosexuales son los que mandan ahora. Y de lo que se trata verdaderamente aqui es de imponer y establecer un nuevo constructo social, una nueva visión del mundo.
PD: A diferencia de la mayoría que en rigor de verdad (o de temor a la exclusión o a la acusación de "antiliberal" o "fascista") dicen tener amigos homosexuales: NO TENGO NINGÚN AMIGO HOMOSEXUAL, por lo que pido disculpas al resto de la afortunada población.

6 comments:

Conexión dijo...

EL ARTICULO ES SUMAMENTE CLARO Y CONTUNDENTE, PERO LAMENTABLEMENTE ESTA, COMO TANTAS OTRAS, ES UNA "CAUSA PERDIDA".
EL ARGENTINO ESTÁ TAN ACOSTUMBRADO AL MANOSEO Y A LA VEJACIÓN, QUE SE PUEDE DECIR QUE ES UN INDIVIDUO MASOQUISTA, INDIFERENTE Y FÁCILMENTE CONDICIONABLE.
EN UNA PALABRA, DE TANTO BAJARSE LOS PANTALONES YA HASTA LE GUSTA QUE LE "ROMPAN EL TRASTE", EN UNA ESPECIE DE SÍNDROME DE ARGENTINO TIPO.
ESTAMOS SIN DUDA EN UN VERDADERO LAISSEZ FAIRE CULTURAL Y SENTIMOS TERROR A DECIR NO (EMPEZANDO POR NUESTROS HIJOS) PARA NO RESULTAR ESTIGMATIZADOS COMO AUTORITARIOS, REPRESORES, FACHOS, CAVERNÍCOLAS O CUALQUIER OTRO EPÍTETO DESCALIFICADOR PROFERIDO POR AQUELLOS QUE SON LOS "DISCRIMINADOS" DE TURNO.
PERO CUANDO LOS SUPUESTOS DISCRIMINADOS SON "LEGIÓN" LA CUESTIÓN ALCANZA RIBETES DE TRAGICOMEDIA, PORQUE YA LA CUESTIÓN ES QUE PARA LOGRAR ALGO SÓLO SE REQUIERE UN BUEN LOBBY EN LOS TODOPODEROSOS MEDIOS Y EN LOS INTELECTUALES DEL RÉGIMEN, QUE POR SUPUESTO SON CONSUMADOS VANGUARDISTAS Y PROGRESISTAS SIN SABER ADONDE NOS LLEVARÁN CON TALES POSTURAS.
PARA QUE HAYA EQUILIBRIO SE HA DE TENER BIEN CLAROS LOS LÍMITES DE LAS CONDUCTAS A SEGUIR O SE DESBORDARÁN LAS ACCIONES DE MANERA INEVITABLE, Y ESTO LO HAN EXPRESADO TODAS LAS FILOSOFÍAS SERIAS DE ORIENTE Y DE OCCIDENTE, POR LO QUE RESULTA COMO UNA LEY UNIVERSAL A LO LARGO DE LA HISTORIA.
EN UNA SOCIEDAD QUE NO SANCIONA LOS EXCESOS, CUALQUIER NEGACIÓN APARECE COMO UNA FLAGRANTE CONCULCACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS, Y LO QUE NO LO EXPLICA LA RAZÓN LO CUBRE LA ANESTESIANTE Y DISTORSIVA PROPAGANDA OFICIAL Y PRIVADA.
QUÉ SE PUEDE DECIR DE NUESTROS POLÍTICOS?: SE VIENE EL 2011 Y "HAY QUE CUIDAR LA IMAGEN ANTE LOS ELECTORES". AUNQUE DESPUÉS EN LA TRASTIENDA SE PIENSE QUE TODO ES UNA ABERRACIÓN, LO ÚNICO IMPORTANTES ES LA PRÓXIMA ELECCIÓN, CON LAS RESPETABLES EXCEPCIONES QUE MUCHO VALORAMOS.

CONEXION

El Farabute dijo...

Exelente la nota, y exelente el comentario de Conexión.

Duele ver, como han manejado a los que legislan y a los que manejan la opinión pública. Estos pobres legisladores, periodistas y condutores de televisión, han sucumbido ante la trampa, con tal de no pasar por "antiguos".
Como tu bien lo dices Amigo: ahora la minoría nos discriminan. Ellos son "modernos y democráticos" y nosotros somos "retrógrados y trogloditas".

Duele ver, como a fuerza de palos, lo duro se hizo blando, tan blando, que hasta perdió la forma.

Un abrazo a todos los que de ahora en mas, seremos discriminados por la minoría, y por los que manejan la opinión pública. Ellos son el estandarte de las mentes amorfas, pero eso sí: "modernas y progres"


-El Farabute-

guillermo dijo...

como que no tiene amigos homosexuales? me tiene a mí. ;) jajaja.

Manuel Gerardo Monasterio dijo...

Gracias,Guillermo! Me alegra mucho "verlo" hoy de ánimo festivo.Así como la tristeza de los demás me duele, me alegra la alegría del prójimo (a pesar de las particulares circunstancias!) Me queda el "consuelo" de que habrá hoy mucha gente feliz como usted! No hay una pizca de ironía en lo que le digo.
Con respecto a mi posición, siempre he sido un enamorado irredemibible de todas las causas perdidas.Y seguiré hasta el final junto a mi fiel compañero, Sancho Panza.Todas lo mejor para usted.

elio cesar dijo...

que quizás hemos sido demasiado flojos. No recuerdo haber sentido en cincuenta y cuatro años lo que siento hoy, porque jamás traté con desprecio o desdén a nadie por su condición psicosexual.

toda una joya eso de ser demasiado flojos , suerte que ya se le ven los verdaderos colores . ni se preocupe que aun quedan miles de sus compatriotas que no son nada flojos con los homosexuales , cuando nos tratan de enfermos .
por cierto aqui no hay imposiciones de nada ,aviseme cuando a ud le pongan un revolver para obligarlo a casarse con un gay y tendra el apoyo de toda la comunidad gay .
Aqui lo unico que hay es una pataleta infantil de gente que ve el mundito comodo de hipocresias que se habian fabricado se les a achicado un poco mas,
no dicen ellos que los gays ya se pueden casar ?con mujeres claro , no se preocupe muchos lo hacen por presion y asi terminan .
Felicidades a la ARGENTINA por construir un pais mas humano y menos hipocrita .

Manuel Gerardo Monasterio dijo...

Ay,Elio, Estimado Efebo...Jamás oculté mis "verdaderos colores", que son los que apuntan a la Genuina Libertad que procede del Conocimiento y no tiene nada que ver con la caricatura aberrante de la supuesta "democracia". Clarísimo.
No continuaré, por cuanto todo lo que puedo agregar no resultaría agradable para usted. Y no tiene sentido comportarse de manera desagaradble... ¿No le parece?
Esta ley -así planteada-no cumple con nada positivo, y peor aún resultará para los homosexuales, quienes a partir de la muerte de Foucault perdieron al último Verdadero Pensante de la comunidad que los agrupa. Mi más sentido pésame.

 

Copyright 2010 Tristario.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.