30.12.09

Somos los derrotados. Nuestros miembros han sido arrancados y esparcidos a los vientos cardinales. Algunos mutantes –indignos de la estirpe de la raza- han quedado medrando por oscuros rincones innombrables. Enarbolan, sin derecho, nuestro nombre y estandarte. Los perros vencedores han reescrito nuestra historia, retorciendo nuestra gesta a la medida abominable de su oscura memoria. Han convertido el recuerdo de los héroes en un horroroso espantajo que sacuden en las noches para asustar a las jóvenes generaciones, que nada saben o mejor dicho, lo han aprendido todo retorcido.
Las obras de nuestros enemigos hablan por sí propias. Este es el mundo que ellos han creado. Burda caricatura siniestra del universo luminoso que soñamos.
Mientras tanto, en silencio, como en las antiguas catacumbas, avanzamos. Algún día volveremos, eso es algo inevitable. Cuando los sudras se ahoguen bajo sus propios excrementos, volveremos, Con un largo, largo reino, mucho más que el de mil años.


En Walden, a las 10.42 del 30 de Diciembre de 2009 (del falso calendario)

23.12.09

Kali Yuga, el cíclico reinado de la Sombra.

No puede sorprender a quien conozca de qué se trata, el panorama de lo que ocurre en el mundo.

*Inversión de los valores.

*Entronización de los malvados y mediocres.
Quiebre de la jerarquía natural, con la subsiguiente implantación de una pseudo-jerarquía.

*Difusión universal de todo tipo de perversiones presentadas como algo aceptable y natural.

*Degradación del rol de la Mujer, alentada a perder todo vestigio de pudor y expuesta como objeto y mercadería al servicio de todos los desvíos de varones pervertidos.
Más que pornografía, obscenidad, obscenidad proclamada descaradamente en todas partes. (que no tiene nada que ver con el Erotismo natural, proceso sagrado y completamente aceptable)

*Aparición masiva de falsos maestros (fácilmente reconocibles, ya que buscan uno o varios de los siguientes: seguidores y/o adulones, dinero, poder, inflación del ego)

*Bio-orgánico-fobia: Odio a los ritmos naturales, con la subsiguiente imposición de ritmos y frecuencias ajenos a los del planeta, desde la música, hasta la proliferación de todo tipo de instrumentos generadores de ondas y frecuencias contrarias a las naturales.

*Y codicia ilimitada. Y todos los esfuerzos de la sociedad al servicio de esa codicia universal, que envenena y destruye aceleradamente el ecosistema planetario, preparando al planeta para la llegada –más que la “llegada” la manifestación pública- de aquellos que siempre han estado comandando el proceso desde la Sombra.

Es inútil pretender que el robot biológico
–el grueso de la humanidad-creado y comandado por los Tenebrosos, comprenda lo que ocurre...


Este es simplemente un mensaje de contacto- una “prueba de vida”- para aquellos Hermanos despiertos…
Para que sepan que no están solos.

Y que seguiremos en Vigilia sin Tregua hasta el Final.


Manuel Gerardo Monasterio, Walden, Provincia de Córdoba, a las 9.40 del 23 de Diciembre de 2009 (del falso calendario)




Serrano, a la derecha, saludando al Dalai Lama



El 28 de Febrero de este 2009 que termina, partió Miguel Serrano, escritor, pensador y diplomático chileno de dimensión universal.

Cultivó la amistad de Carl Gustav Jung y de Herman Hesse, entre muchos otros que tuvieron la oportunidad de disfrutar de su talento y su pasión.

Con una visión Tradicional, afín en algunos sentidos a la de Rene Guenon y Julius Evola, debe haber contemplado con la misma tristeza de quien escribe estas líneas la entronización de los sudras bajo la dirección de los Asuras que rigen, en esta Kali Yuga, los destinos de la humanidad.

Admirado por muchos, por los aspectos meramente literarios de su obra, y comprendido por pocos en aquello que verdaderamente lo convirtió en uno de los escasos visionarios que han podido descubrir lo que quizás sea el más grande secreto del Siglo XX.

Quizás se encuentre en el Walhalla que se reserva para los Caballeros de su estirpe, si así fuera, vaya para él nuestro emocionado s.h.

15.12.09

Estamos habitando la cultura de los agujeros negros. Todo pasa por los paradójicamente llamados medios de comunicación y lo que no pasa por allí “no existe”. Y al pasar por allí deja de existir. No es una sociedad. Es el famoso cajón del ilusionista donde todo lo que entra desaparece para reaparecer convertido en conejos, palomitas, pañuelitos o boludeces.

Los sentimientos, las ideas, los acontecimientos, todo es sistemáticamente trivializado y aniquilado. En este ambiente desintegrador nada adquiere seriedad. Y tampoco puede haber lugar para el Humor. Porque sólo hay lugar para la mueca tragicómica y mecánica de la máscara. Y todo son máscaras. Máscaras superponiéndose sin solución de continuidad. La máscara de los millonarios defecando sobre las pústulas de los hambrientos cuyo pus se derrama sobre la bronceada piel de los artistas de moda quienes se babean, pasados de alcohol y de drogas, sobre las bocas anhelantes de las amas de casa que sueñan con llegar siquiera a rozar a sus ídolos antes de que ellos también se deshagan desapareciendo en la máquina que todo se lo traga.

Máscaras. Horrorosas máscaras con gestos retorcidos que se mofan sin fin en su caricatura contrahecha de lo que pudo haber sido el hombre.

Por su parte el sistema no teme el embate de la supuesta contracultura. Esta ha sido engullida, digerida y procesada. Finalmente, en el tránsito terminal a través del intestino colectivo, ha salido convertida en una mariposita de mierda con voladitos rosados y violetas, a la que se ha dado en llamar -¡macabra impostura!- “nueva era”. Con sus palabritas azucaradas, sus letanías anodinas y sus cursillos infinitos de autohipnosis programada para que todo el que los aplique se transforme en nada.

Pero “todo está bien, está bien, está bien”, nos dicen los adalides alucinados, “cada vez está mejor, mejor y mejor”. Sólo que pronto no quedará nadie para disfrutar de tanto bienestar, salvo los triviales angelitos de la “nueva era”, que con sus alitas sonrosadas aletearan suavemente sobre el agujero incendiado que alguna vez fue un mundo de hombres.

Puede que las cosas estén bien para las alturas que nos son inaccesibles, pero definitivamente no están bien para nosotros. Aunque burdos reptiles del pensamiento positivo se llenen la mirada de nardos y rosales negando la ordalía pestífera de monstruos, los monstruos están vivos. Y acaso no los vemos porque estamos en sus vientres a medio digerir.

Es tiempo de que algún cretino irredimible se atreva a confesarlo: el mundo está podrido y somos responsables. Tenemos la camisa manchada sin remedio y acaso los calzones ocultos y sangrientos, los trozos de intestino, un poco de cerebro, el hígado atrofiado del último indigente perdido entre las ruinas de Burma o de Beirut.

Las cosas no están bien. ¿Me escuchan, ustedes allá, que saben a quienes me refiero? Leprosos endiablados que bailan sobre el vientre de un niño acribillado y todas las mañanas al tiempo del rosario le clavan alfileres y escupen en su cruz...Y luego se agigantan –soberbios en el ángelus-echando bendiciones que caen sobre el alma como pus.

Tiemblan de dolor nuestros hermanos sacrificados en el altar de moloch. Los conocidos y anónimos mártires que sufrieron más que mil jesuses crucificados –perdóname, oh Jesús, a través de siglos de tortura y de barbarie. Ellos no tienen altares ni vírgenes llorando a sus pies, ni multitudes peregrinando con ofrendas y flores...Pero están invenciblemente escritos en el corazón de los pocos Hombres y Mujeres todavía Vivos en este planeta azul, pequeño y luminoso.

A pesar de todo y por todo lo indecible que ocurre todavía, sospecho que todo ha de cambiar. Pero, ¿Quién puede pedirle al hombre que espere? ¿Cómo podemos esperar los hombres? ¿Cómo podemos ser verdaderamente pacientes? Esa Paciencia no es cosa de hombres, que esperando saben que inexorablemente alcanzarán la muerte. La Paciencia, Hermano Mío, es cosa de Dioses.

¿Será entonces que por fin habremos de renacer a nuestra condición Celeste, para esperar, convertidos en Dioses, el deslumbrante despertar del Hombre de su sueño de siglos?

QUE ASI SEA

Manuel Gerardo Monasterio

4.12.09

Los ciudadanos homosexuales ya tienen la unión civil, instrumento jurídico que podría ser mejorado y ampliado para garantizar la protección de sus derechos. El matrimonio es innecesario. No veo por qué haya que concederlo. Y no soy católico,ni apostólico ni romano, ni siquiera cristiano, ni musulmán ni judío. Como biologista me resulta evidente que la homosexualidad es una excepción a la tipología natural mayoritaria.A quienquiera que pretenda arguir contra esto le sugiero que continue estudiando y no base sus argumentos en predilecciones particulares. El tema es muy sencillo, hay muchas personas que somos diferentes a la media, y nos lo bancamos. Los homosexuales no son la única minoría que puede percibir que sus derechos no están completamente equiparados. Por qué deberían estarlo? Lo que es lícito exigir es que no les compliquen la vida, no los persigan laboral o socialmente en general por su orientación psicosexual, y que puedan ordenar su vida civil y económica de una manera racional sin obstáculos absurdos. Estoy a favor de todo eso como una cantidad enorme de personas que no tienen nada en contra de los homosexuales, pero tampoco a favor.

Una vez contemplado todo eso, para qué necesitarían además el matrimonio jurídicamente instituido?
Está claro que aspiran a algo más. Y hay un enorme sector de la población (habría que constatar si no una mayoría) que no aprueban el matrimonio legal entre personas del mismo sexo, sin que ello implique homofobia. aunque muchos continuaran acusándonos de ello.

2.12.09

No les basta la libertad que gozan actualmente, quieren más.
Y la sociedad ¨posmoderna¨ les dará todo aquello a lo que aspiran.
Signos de los tiempos.

Cualquiera que sugiera la más mínima objeción, se convertirá en un muerto civil, blanco de todos los epítetos y sospechoso de las más retrógradas intenciones.
A esto hemos llegado.
Y a pesar de todo, vamos a decir:
No estamos de acuerdo.
Y tenemos derecho a no estar de acuerdo.
Y diremos que no estamos de acuerdo conociendo plenamente los alcances de nuestra incorrección política.

Transitamos una época laxa, de compromisos fláccidos, donde en nombre de una supuesta libertad genérica (pobremente definida y confusamente articulada) se cometen todo tipo de atropellos al buen sentido y al criterio más elemental.

El rechazo al matrimonio entre homosexuales ha quedado hoy en manos de los grupos más recalcitrantes, antiguos defensores de la fe medieval y de las milicias de derecha.

Quien esto escribe lo hace, sin embargo, en nombre de la funcionalidad biológica. Ni más ni menos.

No estamos de acuerdo con el matrimonio jurídicamente instituido de los homosexuales sin que ello implique algo más. No nos agreguen nada más. No aspiramos a perseguirlos, a denigrarlos o a prohibirles que sean como son. Simplemente no estamos de acuerdo con que accedan al matrimonio jurídicamente instituido.
Y explicaré por qué.

Para los que aceptan el concepto de un “orden natural”, diré que los homosexuales son una excepción en el orden natural. No son normales. Sin que esto implique juicio moral alguno. La norma es la media establecida. No es ni buena ni mala, pero sostiene el orden natural.
¿Alguien duda de ello?Muy bien, supongamos que la “norma” fuera establecida por el patrón homosexual. La humanidad, para reproducirse, dependería casi exclusivamente de los laboratorios y la tecnología.
Es evidente que no es “natural”. No hace falta ser Doctor de la Pontificia para comprenderlo.

Cualquier artilugio para torcer esta evidencia es un simple sofisma que es tolerado, en nuestro tiempo, por la sencilla razón que ya nadie distingue entre un sofisma y un postulado riguroso sólidamente articulado.

¿No les gusta este argumento? ¿Desean otro?
Bien.
Siguiendo un razonamiento foucaultiano, voy ahora a negar una naturaleza humana dada como tal. Voy a sugerir que no existe un orden natural del hombre.
Tendremos entonces que admitir que la realidad la inventamos nosotros, con lo que pensamos y hacemos cada minuto, y tambièn con las normas jurídicas que elegimos y sustentamos.
Ahora estamos librados a nuestro arbitrio, a nuestra voluntad –o a nuestro capricho-.

Desde este otro lugar diré: No estoy de acuerdo con que inventemos una “nueva” realidad donde los homosexuales “se den en matrimonio”.
¿Por qué? Porque tengo el mismo derecho que ellos y digo:
NO. No deseo crear esa realidad.

Para decir NO, no necesito ser católico, ni cristiano, ni defensor de “familia, patria y propiedad” (de hecho,no encuadro en ninguna de esas denominaciones)
Haciendo uso de la misma libertad que ellos, digo “NO”.
Y me hago cargo.
Y lo dejo por escrito,
a las 16.40 del día 1 de Diciembre de 2009 (del falso calendario)
en Walden, Villa Giardino, Provincia de Cordoba, Argentina.

Manuel Gerardo Monasterio
(siguen varios millones de firmas)

16.11.09

Para mi amigo El Farabute

Cuando hayas caído por todo abismo imaginable y te hayas abrazado a todo infierno posible. Y cada una de tus angustias, una por una hayas bebido, íntimamente hasta el fin, una y otra vez. Sin dar la espalda al cáliz, apurándolo con rabia infinita, con infinita ternura. Sin detenerte, con temor y temblor pero con firme, decida e inevitable autofagia ritual...Y devorándote a ti mismo, pedazo por pedazo, con ansia famélica y celeste de consumirte hasta consumarte, de calcinarte, de perderte hasta Encontrarte. Hasta el ultérrimo anonadamiento, cuantas veces sea posible y necesario. Y reintegrándote una y otra vez. Aún cuando todas las chances jueguen en tu contra. Precisamente cuando el universo entero y la matemática toda pareciesen estar en contra. Cuando todas las potestades infernales o celestes pareciesen arrojarse sobre ti a un tiempo todas, disputándose el botín de tus despojos, dispuestas a quién sabe qué ritual interminable, a qué absurdo laberinto o juego calcinante. Y una y otra vez te les enfrentes, con espanto, con delirio, con dolor y con congoja. Con los dientes apretados y la carne hecha jirones, con muñones o guiñapos en las manos. Pero siempre en pie, aunque cayendo permanente, en vigilia pertinaz e indispensable. Cuando todos los dioses hayan sido amados y odiados por ti, reinventados y muertos cuantas veces lo hayas dispuesto. Cuando tus ojos de tanto mirar estén ya ciegos de luz y de sombra, y con desnudas pupilas contemples en paz los templos y las ruinas. Tan amorosamente vivo como amorosamente muerto. Imposible de definir. Absolutamente incalificable. Sin deseo ya de definir o clasificar. Desnudo. Un punto atravesado por todas las rectas imaginables. Dinámicamente inmóvil. Entonces, yo te llamaré mi Hermano.

De mi novela "Y Juramos con Gloria Morir", Manuel Gerardo Monasterio

17.10.09

Ante la tremenda batahola que han levantado los comentarios públicos de Maradona luego de ganar –penosamente-ante Uruguay,interrumpo una serie de actividades más o menos urgentes para publicar este breve editorial.

¿Por qué se rasgan las vestiduras ante los comentarios de Maradona?

¿Qué esperan, realmente, de Maradona?

Quizás partan del grosero error de pensar que Maradona es algo más que un muchacho de Villa Fiorito que tuvo la suerte –o tal vez la desgracia- de convertirse en un fenómeno futbolístico incomparable.

¿Qué quieren de Maradona?

¿Acaso en el imaginario colectivo bulle la fantasía de “Maradona-Dios, o “San Maradona”?

¿No será que han sobrevaluado lo que significa mover bien una pelota?


En un planeta humanamente desacralizado, los grandes futbolistas son santos (en Chile hasta le han pedido al Papa que canonice al técnico Bielsa…), las divas innobles e impúdicas como Maddona son confundidas con la Verdadera Maddona y la reina de las veddettes termina siendo…un travesti.


¿Cómo alguien puede sorprenderse por los comentarios de Maradona?

¿Por quién han confundido a Maradona para creer que Maradona podría comportarse de otra manera?


En un país donde los que mandan mienten y roban, insultan, manosean y pervierten la mente de la población todos los días, cada día, cada hora y cada minuto.


Donde un secretario de comercio de la nación con mando de ministro plenipotenciario anuncia públicamente que “sus muchachos rompen columnas vertebrales y sacan los ojos” de quienes se atrevan a criticar o a generar oposición…


Donde el paco se vende en las esquinas con el beneplácito de la policía y los funcionarios de turno…


Donde las menores de edad son vendidas como mercadería en la calle para ser utilizadas como despeñaderos de todas las miserias –sexuales y mentales- de adultos enfermos que seguramente pasan el resto del día como “ciudadanos respetables”…

Donde la gente corta las calles e interrumpe ilegalmente el libre tránsito de todos, en cualquier momento y por lo que se ocurra (pero difícilmente por todas las cosas que vengo relatando)


Donde la existencia del ciudadano tiene solamente el valor instantáneo que le dan los noticieros cuando aparece la noticia de que lo han asesinado por sacarle unos billetes o un celular…


Donde se multiplican los que asesinan a mansalva por unos trozos de papel o un celular, porque nuestra cultura de consumo –que consume el interior de los hombres-fabrica cada más y mejor, hambrientos de neuronas y de valores que saldrán a hacer lo único que la sociedad les ha enseñado: robar y matar….

Donde los padres mandan a sus hijas a los “realities” para que se prostituyan públicamente bajo la mirada perversa de todos los “ciudadanos y ciudadanas respetables” que fantasean con la degradación pública del prójimo…


Donde la desnutrición infantil aumenta al ritmo que se depauperan los hospitales públicos de una manera que los convierte en un infierno para cualquier pobre cristiano con la desgracia de estar enfermo y tener que acudir a un hospital…

¿Este es el país de la gente que se sorprende por lo que dice Maradona?

(Y hasta me atrevo a preguntar: ¿Estaría tan molestos con Maradona si el seleccionado nacional hubiese ganado por goleada la mayoría de los partidos disputados bajo su dirección técnica?)


Y esto lo tiene que decir alguien como yo, a quien no le interesa para nada el fútbol, pero siente compasión por Maradona, por razones quizás diferentes a las de la mayoría a la que sí le interesa el futbol.

¿Qué quieren que diga Maradona, el hombre equivocado, en el lugar equivocado, en el momento equivocado, en un país confundido hasta la médula, en un mundo confundido hasta las células?

¿Quiénes construyeron la imagen de Maradona, y con qué materiales, con qué contenidos, con qué valores?


Maradona, directo y desnudo, sincero hasta la náusea, es la imagen más acabada y honesta y perfecta de lo que verdaderamente somos.

Pero seguramente casi nadie se dará cuenta. Y todos seguiremos siendo Maradona hasta el final.

Manuel Gerardo Monasterio, camino a Walden, a las 9 horas del 17 de Octubre de 2009 (del falso calendario)

13.10.09

Dos estupendas frases de los Padres del Desierto:

"No deberíamos haber salido de la caverna"

"Si tienes dos pares de zapatos y tu hermano está descalzo, eres un ladrón"


Manuel, camino a Walden, a las 17.03 del 13 de Octubre de 2009 (del falso calendario)

Es difícil olvidar a quien está tan Presente. Terence continúa siendo una fuente de inspiración constante para todos aquellos que tuvimos la dicha de conocerlo, y también para todos los que contactan con él, de alguna u otra forma, a través de su obra.

En 1998 Terence se reunió con Ruppert Sheldrake y Ralph Abraham en la Universidad de Santa Cruz, en una sesión de la cual surgió una filmación que se tituló:

"The Evolutionary Mind: Trialogues at the Edge of the Unthinkable"

Holograma -esa magnífica producción de la Arquiteca Marisa Escasany-alguna vez lo sacó al aire.

Aquellos que deseen "experimentarlo" -porque ese encuentro es en sí mismo una experiencia Psicodélica de primer orden- pueden encontrar el Torrent para bajarlo. (Si no lo encuentran contáctenme por aquí y se los envío)

Simplemente escuchar a Terence fue siempre para mí -y lo sigue siendo- como una sesión de Stropharia.

Espero que sea tan esclarecedor para ustedes como lo ha sido para mí.


Manuel Gerardo Monasterio, finalmente camino a Walden, Octubre 13 de 2009 (del falso calendario)







10.10.09

Si desnudo el nudo lo desanudo.
Porque no hay tal nudo,
sólo hombres eternamente veraniegos
vestidos como si fuese invierno.


De El Nudo Desnudo , Manuel Monasterio, 1988

7.10.09

La vida es mucho más que carbono,
oxígeno e hidrógeno,
y mucho menos.
No cabe y sobra en el poema.
No encaja en los esquemas.
Desborda el universo
y se escurre, tan pequeña!
Es insaciable, inasible,
insoportablemente inmarcesible.

La vida espera si le place,
se apura si desea,
no llora lo pasado
ni sufre lo que viene,
acepta lo que ocurre
sin ver si le conviene.
Camina paso a paso,
o corre, vuela y salta
porque le sobra todo
el tiempo que nos falta.

No tiene voluntad
ni ritmo controlable
ni ropa que ponerse
ni cita impostergable
ni sueños que soñar
ni cuentos que contarse
para ser lo que es:
vida sola, vida una,
maravillosamente desnuda.

Manuel Gerardo Monasterio, 6/4/1991

19.9.09

Mistery must be respected as God, because it is the unfathomable invisible which indeed represents God itself. There is nothing you can predict about It, know about It or talk about It. To remain in Silence is to abide in the truest God

Manuel, on his way to Prometheus´gardens, 18.43, still at Buenos Aires

17.9.09

Tanta disquisición acerca de la vida y de la muerte...
Cómo puede morir lo que nunca ha existido?
Y este es el quid de la cuestión:
la ilusión de una existencia separada.
Nunca hubo ni puede haber algo semejante.
¿Cómo puede morir lo que nunca ha nacido?
Lo único que nace y muere son... conceptos.


Sólo estás absolutamente Presente
cuando has desaparecido.

9.9.09

"El amor es el infinito puesto al alcance de un caniche"

Louis-Ferdinand Céline


8.9.09

Para Alejandro Delux


Desde el hecho (o acaso el no-hecho) de haber nacido, todo (pero absolutamente TODO) se reducirá a validar, a legitimar ese infundio primigenio.

Todos les esfuerzos, todos los gestas y todos los gestos, todas las teorías, todas las labores, todos los pensamientos y opiniones, todas las filosofías y religiones, intentarán justificar lo injustificable y dar significado a lo insignificante. Y estaremos irremediablemente condenados al único y verdadero padecimiento, que es pretender sostener lo insostenible.

Por eso, amigo, le digo de todo corazón: suéltelo, déjelo ir. No se aferre más y cese de sufrir.
Ríndase y Entréguese.
Suéltelo, suéltelo todo.
No se trata de salir a la calle a repartir lo que tiene.
Es una actitud interior.

Abandónelo todo.
Delo por Perdido.
Para nunca y para siempre.

Luego, si le queda algo de tiempo, lea a John Zerzan, y quién sabe, a lo mejor usted también comienza a dudar como él de las ventajas de haber salido de la caverna.
Y si áun le queda un ratito del cual disponer, préndale una velita a Theodore Kaczynski (quizás un mártir incomprendido).

Me dirá usted: " Pero si todo esto es en realidad insignificante, nada tiene valor y todo vale"
Y le responderé: No vaya usted a creer. Porque si uno acepta y comprende la esencial fugacidad, la nimiedad tremenda de todo lo que existe, lo instantáneo se torna sagrado, y su propia existencia se convierte en un tributo permanente a la fugacidad de todo lo existente.
Adviene una amabilidad desconocida, que sólo puede surgir cuando se ha abandonado toda esperanza...y toda expectativa.

Pruébelo, pero eso sí, no pretenda que le asegure nada, y no se exceda. Porque según la Tradición el hombre que pierde todo vestigio del yo no puede durar más de veintiún días...

Suyo, en Perfecta Paz Profunda,
M


25.8.09

El sufrimiento esculpió mi sangre
hasta que el amor afloró a la superficie.
Ahora sólo el amor continúa la obra.

MGM, 9.44 AM

23.8.09

One must follow his own music, no matter the price.If the price is to be left alone, so be it. If you have been authentic, you will dwell in aloness, not in loneliness.

Manuel Gerardo Monasterio, on the eve of a great change, Buenos Aires, 11.10 PM




Charles Mingus 1922-1979


Salvaje, ciclotímico, genial, profundamente enojado con una buena parte de la raza blanca, escribió hacia el final de su vida:

"No se trata ya sólo de un tema de color. Se está volviendo más profundo que eso. Quiero decir que se está haciendo cada vez más difícil para un hombre y una mujer amarse simplemente. La gente se está volviendo tan fragmentada, y parte de ello es que cada vez es menos la gente que hace un verdadero esfuerzo para descubrir realmente quienes son y crecer a partir de ese conocimiento. La mayoría de la gente se ve forzada a hacer cosas que no desean la mayor parte del tiempo, y así llegan al punto en que sienten que ya no tienen ninguna elección acerca de nada importante, incluyendo quienes son ellos mismos. Creamos nuestra propia esclavitud"

Charles Mingus

2.8.09

(culs de sac, boobytraps, abismos, atentados y espejismos diversos en el camino de salida)




Ojos para quien quiera Ver y oidos para quien quiera Escuchar


Lo que llamamos realidad no es más que una alucinación colectiva consensuada.Pero está lejos de ser un fenómeno fortuito o producto azaroso de lo que los científicos “civilizados” llaman “evolución”. Por el contrario, es un proceso pensado, planeado y sostenido desde estratos de consciencia mayormente ajenos a nuestra percepción.

Si un gusano (cuya percepción se limita a dos planos) fuera atravesado desde arriba -un tercer plano que le es perceptivamente inaccesible- por una lanceta, moriría sin “saber” lo que le ha ocurrido (Magister Atienza dixit!) Nuestra injustificada soberbia nos hace fantasear que podemos imaginar lo que está más allá de las posibilidades de nuestra imaginación. Y hay una infinitud que se extiende más allá de los límites a los que nuestra imaginación puede llegar.

En el primer párrafo escribí la palabra mayormente en bastardilla, porque hay fisuras posibles en aquello que de lo contrario sería un laberinto inexpugnable.Esas fisuras se abren a veces “graciosamente (es decir, “por gracia”) y a veces intencionalmente (luego de que el individuo en cuestión haya agotado todas las posibilidades de su cordura establecida y se encuentre en esa situación terminal que Madame Naglowska solía proponer a sus fieles mediante técnicas absolutamente non-sanctas y con propósitos que sólo ella conocía).

Chesterton decía que el mayor logro del diablo era hacerle creer a la gente que él no existe. Pero quien crea que nuestra verdadera lucha es “contra carne y sangre”, en el sentido literal, está mortalmente equivocado. Como reveló quien aparece como Saulo de Tarso, tenemos sin duda lucha contra principados y contra potestades, contra señores de las tinieblas de este mundo.
Y quien considere que esto no es más que una forma metafórica de expresar fuerzas intangibles, estaría nuevamente cometiendo un letal error.

Los señores de las tinieblas de este mundo odian la vida orgánica y toda su exuberancia, y disfrutan de los ambientes oscuros y subterráneos. Ambientes similares a los de las “Discos” repartidas por todo el mundo civilizado, donde en la madrugada y reptando por pasadizos oscuros, jóvenes (y no tan jóvenes) de ambos sexos se entregan a prácticas de promiscuidad sin amor creyendo que ejercitan así su "libertad" sexual. Ignorantes de que su energía es consumida y manipulada por Aquellos que están llevando al planeta a su destrucción ecológica, para que todo finalmente sea similar a los abismos subterráneos de donde ellos salieron.


Los seres vivos no pueden ser tratados como objetos sin ver inevitablemente corrompida su condición como tales. Para poder destruir la ecología "exterior" como se está haciendo, es preciso primero haber quebrado la ecología interior, es decir, la de la mente de los hombres.

Las culturas tradicionales –usualmente llamadas “primitivas”- tenían una consciencia cotidiana de Lo Sagrado. Para el hombre que vive en cosubstanciación con la naturaleza TODO ES SAGRADO.

Pero llegaron los señores de las tinieblas de este mundo. Llegaron a este planeta huyendo de quienes los perseguían, y los perseguían porque conocían bien de lo que eran capaces. Y se establecieron en este planeta. Y se hicieron pasar por dioses, porque los hijos de los hombres eran criaturas inocentes. Y manipularon genéticamente a los hijos de los hombres. Y escribieron luego varios de los libros religiosos que la mayoría de la gente tiene hoy como sagrados. Libros que los ponían a ellos-los falsos dioses-por encima de todo y más allá de toda duda.
Libros en los que invitaba al hombre a pensarse como afuera de la naturaleza, confrontado con ella.

Mientras que arrojaron además –de manera falaz e infame-todo el mal sobre los hijos de los hombres. Toda la culpa, y todo el miedo. Y todos los “pecados originales” que solamente ellos han creado y que solamente habitan en ellos mismos. El hombre no tiene ningún pecado original, ninguna culpa original. Toda la miseria le ha sido impuesta por estos genetistas estelares que irrumpieron en este planeta por la puerta trasera. Y se quedaron desde entonces generando todo el mal. Bajo el amparo de sus acólitos –concientes o inconscientes- los sacerdotes de todas las religiones organizadas desde el principio de la historia.

Cuando el hombre estaba en estado puro e inocente, no hacía falta ninguna religión. Porque no hacía falta “re-ligar” nada. Porque todo –aún el aliento-era Sagrado y en todo había consciencia de lo Sagrado.

Y con todo el mal trajeron todas las divisiones, todas las comparaciones, todas las carencias, todas las medidas. Todas las falsas estructuras que rigen hoy como entonces cada uno de los movimientos que el pobre hombre que orgullosamente se llama “civilizado” realiza a lo largo de su día –también falsamente medido y controlado por Aquellos-.

La miseria y el hambre son un producto artificial. La Naturaleza sólo conoce la abundancia. No hay carencia en la naturaleza. Pero la naturaleza debe ser respetada para manifestarse como tal en toda su integridad.

Y los Tenebrosos abrieron la caja de pandora de la que salieron todos los males y todas las carencias y todas las maldades que son originalmente ajenas al hijo del hombre.

Los científicos actuales fantasean con un eslabón perdido que jamás podrá ser encontrado, porque no es más que una fantasía de su tosca imaginación. Compartimos algo así como el 97% del ADN (punto más o menos) con los gorilas y otros primates.
¿De dónde o cómo creen que salió esa diferencia?
¿Como resultado de la evolución natural?
Hace falta tener verdaderamente una ingenuidad - y una credulidad- mayor aún que la de los fanáticos de las diversas religiones organizadas para poder creer o concebir semejante disparate.
Ese porcentaje es parte del ADN extraño que le fue implantado al hombre original por estos intrusos despiadados.


Ninguna de las estructuras de este mundo está fuera del control de Aquellos que han concebido este mundo que hoy habitamos. De hecho, han sido esencialmente creadas y establecidas bajo su constante “inspiración”.
Como he dicho, las religiones organizadas; la ciencia sin consciencia, la educación, los gobiernos, las grandes industrias, la banca internacional y todas las estructuras de entretenimiento y propaganda globalizadas. En todas estas estructuras hay, por supuesto, pequeñas fisuras por las que se filtra de manera inevitable la Luz de la Conciencia que Somos. Porque a pesar de toda su astucia y todo su poder mental, son falsos dioses, no dioses. Y hay, aquí y allá, elementos que escapan de su control. Pero no cometan el error de subestimarlos, porque han avanzado mucho. Todo a expensas de la ignorancia y la estupidez que, lógicamente, ellos mismos implantaron en el “nuevo hombre” que fabricaron.

La llamada “nueva era” ha estado infiltrada por ellos desde el comienzo. Sería absurdo pensar que se iban a perder esa estupenda oportunidad.
¿Cómo podemos saberlo?
¿Han visto ustedes lo que ocurre en prácticamente todos los movimientos “nueva éricos”, tarde o temprano?
¿Ven las luchas poder?
¿Los deseos de los individuos por adquirir dominio sobre los demás o tener el control sobre los otros?

El deseo de control sobre los demás, de dominio sobre el prójimo, es el signo distintivo de esa Bestia original que se llama “los señores de la tinieblas de este mundo”.
El hombre original, que está siempre intentando aflorar en nosotros por encima de la manipulación genética impuesta, no está interesado en controlar a nadie, en dominar a nadie, y se mueve por la vida “espiritual”sin afán de lucro ni ánimo de recompensa.Porque, como lo tiene todo –porque tiene la Consciencia-jamás le falta nada.

Es muy sencillo distinguir la paja del trigo.
Por sus frutos los conocerán.

Hubo varias grandes guerras de las que la historia no guarda memoria, pero están bien inscriptas en la estructura genético-memética de la humanidad.
Robert Oppenheimer –el padre principal de la bomba atómica- leía asiduamente –y aún citaba- el Mahabharata, una de las dos más grandes épicas de la literatura de la India, donde se relata, precisamente, una de estas grandes guerras estelares.
Cuando un estudiante de Princeton le preguntó a Oppenheimer –luego de Hiroshima- si esta era la primera vez que se había hecho estallar una bomba atómica de esa manera., Oppenheimer le contestó: “Bueno, en los tiempos modernos, sí, por supuesto”.

Los “hijos de la tiniebla” ya han devastado el mundo más de una vez en el pasado.
Lo hicieron en la Atlántida.
Mucha gente ingenua piensa que ese continente fue un especie de paraíso luminoso, cuando en realidad se trató del primer gran intento –aunque puede haber habido otro previo de menor alcance- de crear una “civilización globalizada” bajo el imperio de la tecnología y la ciencia sin alma. Por razones que hoy estamos comenzando a conocer, en parte fracasaron, no sin antes llevar al planeta a un cataclismo mayor.

Lo que conocemos ahora como “civilización globalizada” es el nuevo intento que marcha -desde el temprano siglo XIX-a velocidad ampliada.

Estamos en medio de la guerra más cruenta de la que guardemos memoria.El hecho de que casi nadie se de cuenta –o malinterprete los signos como lo hacen los fanáticos de las religiones organizadas- es un índice más del estado de sueño inducido en el que ha sido puesta la humanidad.

Armageddon ha llegado. Ya está aquí.
Lo que la mayoría desconoce, es que el campo principal de esta gran batalla
se está librando en la mente de los hombres.

Manuel Gerardo Monasterio

(que no se está convirtiendo de Rajneesh en Osho, ni “se ha muerto” como José Arguelles para que venga Valum Votan, sino que simplemente está "desapareciendo" para siempre sin que nadie venga a ocupar su lugar)

Ciudad de Buenos Aires –todavía-a los 29 días de Enero de 2008 del calendario que rige este mundo
XVI


Escúchame! Ando sin voz.
Amortajado de Ti
y sin Verte.
En Ti, hacia Ti
mis manos vuelan,
y en Ti se pudren tristemente.


Desnuda el alma y sola,
en pie y cayendo permanente,
esperando todavía no se qué.


Arrebátame,
vuélveme,
Sálvame de mí,
y de Ti, si acaso puedes!
Libérame de obras y palabras.
Que pueda perderme al fin
de tal forma que me Encuentre.


"Extinción de la palabra" Manuel Monasterio 1979
XV

No me rebelo, Señor mío.
Rebelarse contigo
es dar de bruces
contra el cielo.
Borborigmo inútil.
Ladrido de perro al hombre
que es más sordo todavía que la luna.


Tú que lo escuchas todo
-especialmente a Ti mismo-
que sabes adónde vas
-y de donde nunca has salido-
Tú bien sabes que soy quien grito,
la nada boba que nada
entre la baba de su sombra.
Tú sabes que soy yo,
aquello que no importa,
puesto que sabes Quien Soy.


No me rebelo, Señor mío.
Bastante tengo con nacer,
con haber nacido y con volver,
que ya es bastante desatino.


"Extinción de la palabra" Manuel Monasterio 1979
XIV


Abrazado a ti
como náufrago postrero
del hondo torbellino
celestemente incierto,
te canto, muerte mía,
pirueta deliciosa
en quien no creo.
Te canto, te busco ciego,
y con la torpe pupila
que me ha dejado el tiempo,
penetro en tu mágico juego.


Muerte mía.
Golpe seco.
Dardo dentro y final
en que no creo
y al que me aferro.



Dónde!
Dónde sin ti!
Dónde sino en tu abismo certero,
en que difícilmente creo.



Ajeno ya y postrero
-postrero pero cuándo!-
Insólitamente dueño
de la ausencia
y del sueño acaso…


Tú, mi muerte,
en quien salvajemente
busco amparo,
a quien horriblemente
me encaramo.
En este sol sin fin
en que me encuentro.
En esta luz sin término.
Radiante,
siniestro torbellino.
Y tan Celeste!



"Extinción de la palabra" Manuel Monasterio 1979
XIII


Estoy cansado de andar
como fauno tras la sombra.
Por qué seguir mezclándome
en este juego estéril
del halcón y la paloma?


Aparta, oh pan de mi vida,
tu espantosa levadura.
No quiero ya comer de ti!

"Extinción de la palabra" Manuel Monasterio 1979
XII


Adónde iré, Dios mío,
ya tronchada mi voz
y a horcajadas de la muerte,
sino a encarnar renovadas letanías,
nuevas formas azarosas y dolientes
y fugaces y sombrías.
Tan fugaces que no queda la memoria!


Golpes de Sombra,
uno tras otro…
Dentelladas de bruma luminosa
me van minando la terca hombría.


Ahíto de sombra,
de fatuo brillo socavado,
devuelvo a sus orígenes
los frutos adeudados.
No quiero ya besar
los lirios que me ofreces,
Ay, dulces anclas breves,
macabra seda de los labios.
No quiero ya beber
Oh, Madre Infinita,
de tu Océano de luces.


"Extinción de la palabra" Manuel Monasterio 1979
XI

Estamos solos, José Alberto,
y hemos venido para vernos
deviniendo diferentes.
A cantar y dar aullidos,
y rompernos la vida
contra el tiempo.


Mira el amor,
suerte desdichada de payaso
haciendo gestos al espejo.
Y no hay nada
porque hay dos.


Por qué tuvo el Uno
que procrearse?
Por qué ha llegado el dos
y la múltiple tragedia?


El Dolor ha sido hecho
a la medida de mis huesos.
El hombre es la medida del Dolor.

Ya no invoco certidumbres pasajeras
Voy hacia lo Cierto,
último eslabón de mi Cadena.
Alba o Crepúsculo final


"Extinción de la palabra" Manuel Monasterio, 1979
VIII





La vida es bella, Amado,
delicioso color pones en ella.
Mas podrías para Ti
guardar tanta belleza
que es mucha para mí.
Es mucho es el pasar feroz
de tanta cosa fugaz,
y mucho el mirar sin fin
y el tener para morir,
y perder lo que un instante
ha sido en mí.



Sentir.
Amar.
Volver a amar y sentir
para entregar y despedir.
Y de nuevo comenzar
afanoso la tarea:
ceder la sangre
de vidas llena.


Ciego quisiera ser,
más Ciego todavía que la piedra
-que tanto habrá de ver-
Ciego,
luminosamente Ciego.
Tan en Ti,
tan sin mí
que no deba ya volver
a la pasión infinita de vivir.

"Extinción de la palabra", Manuel Monasterio 1979
Amo tu Obra,
descomunal y pavorosa,
tan distante de mí
que soy un muro solo
donde la Vida penetra
con mañosa sutileza.
Y tan cercana a mí
que soy pequeño.



Amo tu Obra,
feliz y pavorosa.
Tan fugaz, Dios mío,
y tan sin fin a un tiempo para mí,
que soy pequeño.




Amo tu Obra,
celeste y pavorosa.
Tu crueldad infinita
o acaso tu bondad inaccesible para mí,
que soy pequeño
y a veces no comprendo:
Alfarero inefable que nos amasas
sin piedad y sin término.


"Extinción de la Palabra", Manuel Monasterio, 1979

18.6.09


David Firth (Inglés,1983-)
Dibujante y autor de historietas animadas en Flash y videos cortos


"Perdemos la vida con alegría, con tal que no se hable de ello"

Lautremont




David Firth está loco.
Espero que no les llame la atención esta tautología.
En la medida en que David Firth pueda ser clasificado como un ejemplar de la especie de los homínidos autodenominados “Sapiens”, mi primera proposición resulta redundante, pero conducente hacia mi:

Primera divagación

Hace ya tiempo que vengo cuestionando aquello de “homo sapiens”. En un poema de 1974 –de mi libro “Tristario”- escribí, “homo sapiens que no sapiens”. Luego, muchos años después, agregué “porque si supiera no estaría en la situación en que se encuentra”.
Luego continué observando y descubrí que mis sospechas acerca de este mono asesino que somos–diseñado genéticamente por entidades que se han hecho pasar por “dioses”-tenía mucho más de Faber que de Sapiens, y mucho más de Ludens que de Sapiens. Y hacia 1979, cuando me encontré con la obra de Edgar Morin, vi que él decía, con gran perspicacia “homo sapiens demens”. Y llegué entonces a mi propia aproximación: somos un homo con mucho de demens, bastante de faber y de ludens, y un toquecito de sapiens. Claro, que el enorme porcentaje de “demens” hace que la parte “faber” esté perturbada –es decir, nuestras construcciones y artefactos son cada día más “demens”-y que la parte “ludens” esté contaminada por la “demens” de forma tal que nuestros “juegos” se parecen cada vez más a las pesadillas de la psicosis que a los entretenimientos de otros mamíferos más afortunados (entiéndase aquí: mamíferos que no fueron elegidos por los “dioses” para sus demenciales” experimentos”).
Pero, poder “auto-abrirse”para acceder al interior, usualmente invisible en el hombre “normal”, y volcar hacia el exterior los contenidos ocultos en la oscuridad de la “unidad sellada” que normalmente somos, es lo que separa al genio del hombre normal. (ver mi nota: Investigando al hombre o desarmando al muñequito cósmico- http://manuelmonasterio.blogspot.com/2007/09/investigando-al-hombre-o-desarmando-al.html)

Por eso no tengo duda de que, más allá de lo que todos deberíamos saber –pero no sabemos- que David Firth está tan loco como todos nosotros, a diferencia de la mayoría,
David Firth es un genio.
Lo que nos lleva a mi:


Segunda Divagación

Escribió alguna vez el pensador rumano Emil Cioran, “toda forma de talento va acompañada de una cierta desvergüenza”.
En David Firth hay mucho talento, y por tanto, mayor desvergüenza que lo usual.
¿En qué consiste la desvergüenza de Firth?
Precisamente, en mostrar en público todas los artilugios, deshechos, restos contaminados de alimentos mentales en descomposición, bellezas y monstruos que la humanidad guarda en su interior.
Debo admitir de inmediato, que muchas de los “secretos” que Firth saca a la intemperie me resultan tan horrorosos de ver como les deben parecer a la mayoría de ustedes. Y por supuesto, no pretendo comprender todo lo que Firth expone, ni creo que él mismo lo interprete en toda su dimensión. Por otra parte, mucho de lo que muestra es, por definición, incomprensible. Es el discurso psicótico que invade y atraviesa toda nuestra civilización. O como escribí alguna vez, no el doble, sino el triple o el cuádruple mensaje. Y la locura de proponer a cada instante contradicciones insostenibles, como la de ese cuento popular de la Idishe Mame que le regala a su hijo dos sweaters. Cuando a la mañana siguiente el hijo se va para su trabajo con uno de los sweaters que su madre le regaló, la madre le dice con tristeza, “ah, el otro sweater no te gusta, verdad?”.
El personaje de Firth “Salad Finger, por ejemplo, es un psicótico y perverso sexual, de personalidades múltiples que van saliendo de su interior a cada rato, las que son amadas y odiadas al mismo tiempo, y a las que Salad Finger mayormente termina...comiéndose. ¿Les parece muy demencial este cuadro?

A mí, sin embargo, me parece un cuadro de costumbres tradicionales que describe magistralmente nuestra vida cotidiana globalizada. Lo cual nos conduce a mi:


Tercera Divagación


Nuestra civilización es Salad Finger.


http://www.youtube.com/watch?v=3gNktI3AF4Q

Por poner sólo un ejemplo de miles, antiguos y modernos, me referiré al caso de Rwanda.

¿Cuánto saben ustedes de Rwanda, de lo que pasó y pasa en Rwanda como en otros lugares de Africa?

En 1994, fueron torturadas, violadas,masacradas, destruidas y quemadas 800.000 personas entre mujeres, hombres y niños. No es un error tipográfico, son ochocientas mil, por lo menos.

Pero claro, hagamos la salvedad, eran negros.
No sé si usted los ubica, son esos homínidos que –seamos sinceros- en el trasfondo de nuestra genético-memética los caucásicos solemos ver demasado parecidos a los gorilas como para aceptarlos como completamente “humanos”. Sí, ya sé, me va a decir que a usted no le pasa eso, que para usted son personas como nosotros, ni más ni menos y blablabla.
Pero, ¿Está usted completamente seguro de que los vé como iguales?
¿Sabe usted con detalles lo que pasó en Rwanda y lo que continúa pasando en muchos lugares de Africa?
¿Seguro?
Sea sincero, mire bien a los negritos bien negros, los negros mota, que les dicen. Nariz aplastada, bocota expandida (la bemba, que le llaman), pelo como de cepillo enrulado y....un olor muy peculiar –no sé si acuerda, la “catinga”, que le dicen. Pero no se preocupe, el olor que emanamos nosotros también les resulta a ellos tan raro o hasta incluso repugnante, como el de ellos a nosotros. Me lo han confesado ellos mismos, porque verá usted, aunque no lo crea, he convivido con ellos durante diversos períodos de mi vida.
Le voy a contar algo más, los estudios médicos guardan muchas estadísticas donde se observa que estos morochos oscuros,bueno... va, estos negros, son más proclives a ciertas enfermedades genéticas que los de raza blanca. Sí señor. Podrá usted llamarme lo que quiera, pero es así.
Son diferentes a nosotros, tanto, que en algún lugar de nuestro psiquismo, más allá del barniz barato y superficial que nos hemos ido colocando últimamente , en algún lugar decía, debemos guardar la vergonzosa sospecha de que...bueno, si son hombres, no lo son tanto o al menos lo son de una manera bastante diferente a nosotros, los de raza blanca pura.

Fíjese que dije, "últimamente", porque hasta hace nada, unos pocos años, países que se consideran a la vanguardia de esta civilización tan increíblemente soberbia, trataban a los hombres de color como a basura -todo legalmente refrendado por códigos y reglamentaciones-

¿Le resulta repulsivo mi discurso de los últimos párrafos?
¿Está seguro que le resulta más repulsivo que la realidad?

Ahora, no me diga nada, dígaselo a usted mismo,y perdóneme la insistencia obsesiva, pero hágame el favor y sígame la corriente un poquito más:


Seguro que si usted no viajó, por lo menos tiene algún conocido que ha ido a Sudáfrica, nos dicen que es un paseo turístico bárbaro y sale incluso más barato que viajar a otras plazas interesantes.

¿Sabía o sabe usted bien lo que pasó en Rwanda y en otros lugares de Africa y aún continúa ocurriendo?
(aparte de haber visto últimamente “Diamantes de Sangre” donde la bella y blanquísima Jennifer Connely se rasga sus etéreos pliegues arios en pos de defender el derecho a no ser masacrados de los simpáticos-pero siempre tan lejanos- negritos)

¿Lo sabe usted tan bien como si hubiera ocurrido en Mexico, en Nueva York o en Berlin?
Dígame, dígaselo a usted, ¿hubiera sido o es lo mismo que lo que pasó en Rwanda hubiese pasado en uno de esos paises?
Ochocientos mil blanquitos -muchos de ojos azules y rubios cabellos-

¿Se imagina usted el increíble follón que se hubiese armado, en comparación con lo que pasó, porque simplemente les ocurrió a "los negros de Africa"?

¿Entonces, más allá de nuestro pseudo-benevolente discurso mental prendido con alfileres, los vemos como iguales a nosotros, realmente?

Pero no se inquiete, no lo voy a presionar más con esto.

No es que los negros no sean iguales, o por lo menos semejantes en cuanto homínidos a nosotros, es que Berlín, México, Londres, Paris o Nueva York, tienen mejores periodistas y una prensa más eficaz...
En una palabra, que estos pobres negros de mierda (no se inquiete por la palabreja, si no pensáramos esto tan feo de ver o de escuchar, los trataríamos de otra manera, verdad?) además de ser como monos feos, no saben ni siquiera publicitar bien lo que les está pasando. Son tan "idiotas" y tan "impotentes", que no saben siquiera anunciar y explicar adecuadamente la manera infrazoológica en que están siendo despedazados por episodios a manos de la maravillosa civilización Blanca que, fíjese usted, llegó a la luna y viaja por el espacio pero se está autodesalojando de la tierra arrastrando consigo también a los negros que hasta para hacernos saber de su muerte ignominiosa dependen de la "benevolencia" de la raza blanca. De las periodistas como la que protagoniza Jennifer Connelly en la película”Diamantes de Sangre”, que como es una blanca compasiva se apiada de la miseria de estos negritos y denuncia frente al mundo blanco y civilizado lo que –en gran parte gracias a ese mismo mundo-les está pasando. Y veremos la película –que, a propósito, es muy buena- la comentaremos con nuestros amigos, y pasaremos a la próxima. ¿Y qué podemos hacer?
¿Hay que sobrevivir, no es verdad?

He escrito ya en otro lado hace un tiempo acerca de esto:
-http://www.foroplanetario.com.ar/docs/Editoriales.php?IdEditorial=72-
Africa es un maravilloso y gigantesco campamento de entrenamiento para cristianos militantes de todas las denominaciones. La civilización tecnológica que los aplasta y los martiriza más allá de toda descripción tolerable, simultáneamente los atiende, les manda comida, medicamentos, enfermeras y médicos. En una palabra, que un blanco (u otro negro enloquecido y estimulado por la codicia de los blancos) le matará al negro un hijo por la mañana, pero por la noche llegará otro blanco a curarle el muñón de la pierna amputada a otro de los hijos del mismo negro que sobrevivió al ataque de la mañana.
¿No sabía usted como se llama esto, amigo lector?
Esto es cristianismo militante.

Esto se llama, ni más ni menos,
civilización occidental y cristiana.

¿Pero qué se puede esperar de una religión cuyo símbolo es un Santo torturado y crucificado, cuya imagen, moribundo y chorreando sangre, es emblema de piedad, amor y bien?
Una religión que durante siglos ha invitado a sus fieles a “alcanzar el cielo” mediante el sufrimiento y el sacrificio constantes.

Si le molesta lo que estoy diciendo, lo invito a leer, nada más que como mínima muestra- los libros de una de las santas más respetadas y teológicamente más cultas de la Iglesia Católica-una Doctora de la Iglesia- Santa Teresa de Jesús –la de Avila- que escribía como los dioses, además, y que le mostrará con lujos de detalles una cantidad de primores masoquistas con los que se flagelaba cotidianamente con mucho amor y con mayor unción aún para poder acercarse mejor a su amado esposo Jesús y alcanzar el cielo en esta vida.

Pero, finalmente, yo debo estar entendiendo todo mal, porque si el cielo y la santidad se alcanzan sufriendo mucho y padeciendo horrores sin cuento, entonces lo que están haciendo los blancos con los negros de Africa, es acercarlos más rápido y mejor hacia el reino de los cielos.
Perdóneme la brutalidad de haber interpretado todo al revés.

En realidad, el panorama es maravilloso y todos salen beneficiados.
Los negros que con su martirio se convierten instantáneamente en santos (eso sí, habría que intentar explicarles todo mejor así no se resisten tanto)
Y los blancos que misionando, sirviendo y alimentando estoicamente a los negros, arriesgando su propia vida en un ambiente y un clima y unas pestilencias y unos peligros espantosos, también logran manifestar su amor y hacer penitencia.

¿Se da cuenta de lo que digo cuando digo que David Firth es un genio?

Porque nuestra civilización occidental esta psicótica, con Alzheimer y cuadraplégica, es antropófaga y autofágica, según la ocasión y la necesidad.
Como los personajes de Firth, tenemos varias personalidades simultáneas, nos olvidamos de todo a medida que lo vamos haciendo, nos comemos entre nosotros y a nosotros mismos, y nos quedamos paralizados o miramos hacia el techo con el gesto como perdido cuando comenzamos a darnos cuenta, aunque sea por instantes, de lo que nos ocurre y de lo que somos.


¿Ven por qué digo que David Firth es un genio?

Fíjense todo lo que he tenido que escribir para asomarme –apenas- a todo lo que Firth describe en sólo unos cuantos minutos y con unos simples dibujitos.



Manuel Gerardo Monasterio
Jardines de Prometeo,
Ciudad de Buenos Aires,
A las 13.03 del día 7 de Septiembre de 2007


David Firth nació el 23 de Enero de 1983 en Doncaster, Inglaterra, es un animador de historietas en Flash y raeliza también videos cortos. Gran parte de su trabajo es abstracto y mayormente incluye la enfermedad mental, imagenes surrealistas y de un mundo de pesadillas, y toda su obra despliega un estrafalario y ríspido sentido del humor. En sus dibujos se aprecia la influencia del joven maestro, en parte, iniciador del género, Don Hertzfeldt (nacido en 1976), con sus personajes con forma de palitos, de ojos grandes con círculos oscuros alrededor. Entre los personajes de David Firth están, además de Salad Finger, Burn Face Man y Devvo.
Todas las voces de sus personajes son, además, la voz de Firth.

Su página web:
http://www.fat-pie.com/



Si alguien se ha sentido ofendido por mis palabras o si acaso duda de lo que he dicho, o si simplemente quiere comenzar a enterarse mejor de lo que estamos haciendo los hombres unos con otros, aquí tienen algunos enlaces para que vean por ustedes mismos cómo se comportó, la comunidad internacional y las Naciones Unidas, frente al genocido de Rwanda de 1994.

www.pbs.org/wgbh/pages/frontline/shows/evil/
www.travel.webshots.com/album/446125020aykDQQ
www.rudyfoto.com/RwandaImagePage.html

















Amor de claro cielo en la mirada,
he perdido ya la cuenta
de cuántas veces ha sido
mi único consuelo
tu presencia amada.

Saber que estabas tú,
tan sólo tú cuando
ya nadie me esperaba.
Contar con la certeza
del sol en tu mirada.

Hablar de ti
es volver a la desnudez
primigenia de la Palabra.
Eres la única claridad
que he conocido a lo largo
de mi trágica jornada.

Eres la luz,
la pura luz,
mi dulce compañera
del claro cielo en la mirada.


MGM, 2006

3.5.09

Y en cuanto a mí,
estoy en la nada envidiable situación
de ser como un queso grüyere
que se ha quedado sólo
con los agüjeros.
Todos los conocimientos y vanidades,
que por cierto fueron amplios
y ruidosos en su época de gloria,
se han retirado.
He quedado a solas,
como un leproso abandonado
en un desierto sin conceptos ni significados.

Ultimamente la gente me evita
como si percibiese
el peligro del contagio.
Mas en realidad
no podrían sospechar
la índole de la catástrofe
que me ha tocado.

Soy una herramienta inservible
que conserva tan sólo su forma.
Como el dibujo de una herramienta
tan bien realizado
que da impresión de real
y parece ser utilizable.
Pero, ¿Cómo?
En cuanto quisiera alguien tomarla
vería que sólo es un espejismo.

Las ideas, sin embargo,
continúan pasando,
pero ya no hay nadie en casa
con voluntad de tomarlas
para algo más que no sea
jugar un rato con ellas
para aburrirse enseguida
y dejar que sigan su extraño
camino sin comienzo ni destino.

Soy esa nada donde tienen lugar
absolutamente todas las cosas
de este mundo y de los otros.
El agujero negro donde todo bulle
un instante y desaparece.

Y esta extraña paz.
La más risueña paz
que aparece allí
donde en realidad
ya no hay nadie.

Manuel,2007

19.4.09

Escucho la voz
del hijo no nacido
que tu piadoso vientre
se negó a entregarme.

Su plácida voz agradecida
se entremezcla con tu dolor,
y a veces también con mi dolor,
cuando me adormezco
y niego la bendición
que me ha tocado.

Las simples cosas
de los hombres simples
me han sido negadas.
Por eso, quizás,
mi dolor es tan alambicado
que vivo enredándome con él,
y tropezando.

Solamente yo escucho la voz
del maravilloso nonato
cuya inaudible bendición
se derrama a través de todo lo creado.
Sólo yo escucho la voz de tu hijo, mujer,
esposa mía, hermana, compañera de la luz
y de la sombra iluminada.

Quizás su canto, solamente su canto,
su canto luminoso que tan sólo yo
puedo escuchar en un mundo
que no puede escuchar esa voz
porque no puede dejar de desear
lo que habrá de condenarlo,
quizás decía, solamente su canto
me salve y me redima cuando la noche
termine de bajar sobre mi alma y la reclame.

Tal vez ese acto, ese no-acto
definitivo pero nunca deseado
sea lo único que brille en mi vida,
como una luz solitaria que sólo
yo pude contemplar, entre lágrimas.

Infinita Luz
que hirió nuestras almas
y nos salvó de matar.

12.4.09

Hay seres que llegan
trayendo todo con ellos,
y otros que todo
lo arrasan consigo

Aquellos anegarían el mundo
si estos no existiesen.
Triste necesidad de los opuestos
en esta mascarada cósmica



Poema XIX, "Vigilia sin Tregua", 1978
Su pequeñez humana fue impulsada por ideas enormes.
Su vida fue el servicio sin ánimo de provecho o recompensa.
No esperaba la vida futura ni temía la disolución final.
Su muerte fue también una entrega autoconsciente,
su último canto de homenaje a la belleza infinita.



Publicado por primera vez en mi novela "Y Juramos con gloria morir"

30.3.09

Como una espiga esparcida

por un secreto viento

ha caído el amanecer

del que soy crepúsculo,

en esta feria de sortilegios,

esperpentos y vanidades.



Me arroja como una flor sobre la cara

la realidad sin numen del ser,

que es impermanencia.



Breve resplandor

por la rendija diminuta.

Sonido del pájaro

que canta una sola vez

en las tinieblas de una noche

Inundada de luces secretas.



Como siempre.

Y nunca más.

Una vergonzosa paz me envuelve.



La certeza de nuestra brevedad.



Fugacidad fraterna con aquella mariposa

a la que no presté suficiente atención.



Bondad es lo único que percibo

después del huracán.

Y una extraña paz

que jamás intentaré

volver a interpretar.

18.3.09

by Bob Makransky (http://www.dearbrutus.com/)

I. The human race is in imminent danger of self-destructing and dragging our mother earth down with it.

II. There will be no miraculous salvation due to so-called Mayan 2012 prophecies; or Jesus' or the Mahdi's return; much less from the irresponsible governments, corporations, media, and academics who go us into this mess in the first place.

III. The theory of probable realities states that each individual person decides the fate of the entire universe. If you truly choose to save the world, you will wind up in a probable reality in which the world is saved.

IV. The only chance for survival - not to mention prosperity - is for each individual to reject society's mutual suicide pact and make saving the earth and future generations their NUMBER 1 PRIORITY (as opposed to something they may get around to someday). This is the magician's equivalent of the Bodhisattva's oath.

V. Rejecting social conditioning means eradicating all trace of self-pity. Only by clear, sober, objective thinking - as opposed to the endless loop of yada-yada nonsense emanating from society - can each individual save him/herself and the earth.

VI. This type of thinking is based upon what each person's heart tells them. It is different for everybody; and everybody has to find their own answers for themselves by examining their own habitual thoughts, moods, and concerns minutely. To do this magicians use various techniques, including:a) techniques of self-analysis such as Active Imagination and Recapitulation.b) techniques of transformation such as resorting to tree spirits and the earth.c) techniques of hopefulness such as Creative Visualization.

VII. Detaching from society's conditioning of self-pity necessarily implies taking complete responsibility for oneself rather than wallowing in helplessness or daydreaming. To do this magicians:a) channel their own spirit guides themselves for information and advice;b) go to nature spirits for validation rather than seek the approval of other people or society;c) become as self-sufficient and frugal as possible, including growing at least some of their own food and reducing their needs to the bare minimum.

VIII. The goal of magic is to make everyday life more dreamlike; to be able to feel comfortable in situations beyond one's control. Feeling relaxed and in good shape even in the midst of a maelstrom is called "enlightenment". Enlightenment doesn't mean light as opposed to dark; but rather light as opposed to heavy.

14.3.09

Pórtico de Prometeo

Soy la fragancia última del íntimo jardín ametrallado. ¿Dónde estás? ¿Dónde estoy? Debajo de la verde marea de mierda que consume a la humanidad como una gangrena gaseosa. Y todo cabe en ese trozo condensado de maldad viciosa: los héroes y los sueños, los bríos de la sangre y el alma de la rosa. Todo reducido a una miseria de papeles pavorosa. Yo no tengo redención, la Vigilia me condena a verlo todo sin remedio. Voy a morir clamando, voy a morir cantando, voy a morir rugiendo, voy a morir quebrando el ensueño de los perros. Voy a morir blasfemando, voy a morir escupiendo sibilantes estrellas como doncellas tiernas recién incendiadas. Horrorosas-luminosas verdades que nadie puede negar y que no sirven para nada. Porque los dioses controlan nuestra sangre programada. Neurogenética espacial que tú, ingenuo hermano, morirás sin siquiera sospechar. dioses amorfos, dioses idiotas que jugáis con nosotros desde el paraíso absurdo como los sueños de vuestra imaginación babosa. Yo no soy más que un alimento fugaz, bocado intrascendente en la cena cósmica. Pero necesitáis de mí! De mi pasión inextinguible y de mi sufrimiento sin fin. Blasfemo por ti, ignorante hermano, que no comprendes el misterio del infausto Prometeo. El buitre caerá sobre mí sin fin, arrebatándome cada noche un pedazo de cerebro que habrá de renacer para darle nuevamente noche a noche de comer. Clamo por ti, que graciosamente me has crucificado y habrás de hacerlo cuántas veces tus dueños lo crean necesario. Yo no soy más que el alimento blasfemo que provoca indigestión a nuestros dioses. Tú nunca lo podrás comprender. Nadie quiere vislumbrar certezas tan dolorosas. Yo no tengo más remedio, he nacido condenado con los ojos siempre abiertos. Y el programa está sellado: tú a dormir el sueño de los perros, y yo, Oh temblor inmarcesible, sometido sin fin a velar tu infame sueño!

Manuel Monasterio (1990)

12.3.09

Hay pequeños acontecimientos, que son anunciados casi anecdóticamente, casi como una broma, pero en realidad resultan paradigmáticos para comprender o definir una situación que desde otras perspectivas se mostraría compleja, incluso elusiva.

Acaba de dar tres años de cárcel al periodista Iraquí que arrojó sus zapatos contra George W.Bush.

Un patético gesto de desesperación y de impotencia, que de haber tenido éxito no hubiese podido provocar más que una muy leve contusión y algún rasguño.

Tres años por unos inermes zapatos arrojados a la cabeza del asesino serial de un millón doscientas mil personas.

Un millón doscientas mil personas que difícilmente encontrarán el justo espacio en la publicidad y en los medios de una cultura que hiede por todos los resquicios de su hipocresía y su descaro.

Un millón doscientas mil personas asesinadas con el apoyo virtual de todo el mundo. Ya que, de lo contrario, no podrían darle así nomás tres años de cárcel a un pobre infeliz que no hizo más que manifestar su fallido deseo de justicia.

Este es el estado mental de la humanidad: tres años de cárcel para el que arroja unos zapatos y la libertad y el disfrute de su fortuna para el mayor genocida de las últimas décadas.

Y todavía habrá algunos que consideran a mi discurso... "pesimista"...
Pero, ¿qué pueden esperar el resto de las especies de este bendito planeta, de un espécimen semejante?
¿Es esto el hombre?
¿Esto?
Tiene que haber algo más.
Y si no lo hubiera, hay que crearlo. Aunque uno deje en la senda de ese proceso hasta la última gota de linfa y de sangre.
Por eso estamos emmbarcados en esta gesta interior, a contramano de toda la locura establecida, and against all odds.

Manuel Gerardo Monasterio
Jardines de Prometeo
12 de Marzo de 2009 a las 9.09

26.2.09

Un poco de ruido.
Apenas un poco de sombra
según la hora del día,
y nada más.

Nada menos
que sombra y ruido.

Y una petulancia
que daría risa
si acaso hubiese alguien
o algo para prestar atención
a semejante infundio.

15.1.09

Fragmento de la Novela "Y Juramos con Gloria Morir" de Manuel Gerardo Monasterio



Tough gamblers

(Verónica y yo)


Lo sabíamos.

Jugábamos a la ruleta rusa

y sabíamos que la matemática

nos había condenado.

Lo sabíamos.

Sabíamos que inevitablemente

alguna vez nos besaría una bala.

Y jugamos hasta el fin.


Andrés De Garnier


Los amantes

se acarician

regocijados.

Ellos sólo ven

el capullo en flor.

Andrés De Garnier, en aquella Primavera furtiva de 1979


Un tenue aroma a incienso envolvía la planta baja cuando entró a la casona. La quietud era como una entidad viviente, a medida que el anochecer comentaba a trepar derramándose suavemente por los cristales de color de los amplios ventanales. La sala estaba llena de iridiscencias que convocaban al alma a emprender un vuelo celeste.

Se dirigió a la cocina para prepararse un té. Percibió alguna presencia sin escuchar nada en particular. Observó el resplandor de la hornalla y se dejó llevar por la melodía del fuego alumbrando en la penumbra, jugando con el agua en la pequeña pava enlozada que había traído de algún viaje por Europa. Volvió a sentir que no estaba solo. No se inquietó. Se sirvió el té con cierta morosidad, disfrutando como en un antiguo ritual. Se sentó en e1 sillón principal y dejó que los reflejos lo llevaran a esa tierra misteriosa que los colores evocaban en él. En el silencio que se había concentrado en torno, escuchó un murmullo suave. Pequeñas voces, delicadas risas entrecortadas. Aguzó el oído. Persistió la brisa de susurros que venían de algún lugar en el piso superior. Se acercó, muy despacio, hasta la escalera. Los murmullos crecieron asumiendo, aún en el umbral de su intuición, una forma conocida. Lentamente intentó subir, pisando de tal manera que la madera no crujiera delatando su presencia. Notó que el corazón le había comenzado a latir más rápido. No era miedo. Y en ese instante descubrió que sabía lo que estaba ocurriendo. Había llegado demasiado lejos. La gota persistente y tenaz finalmente había logrado infiltrarse a través de la piel del deseo. ¿O acaso de la venganza? Demasiado había insistido en ello, con una pasión obsesiva que ocultaba en su porfía algo mas que un interés sociológico. Era la obsesión de traspasar todos los límites accesibles. Quebrar las estructuras de lo propuesto. Innovar fuera de todos los ámbitos de lo establecido. Disolver las cadenas, aún aquellas que podían estar actuando como línea protectora de demarcación.

Una combinación de humores contradictorios había comenzado a navegarlo inundando sus tejidos. Siglos de condicionamiento visceral se desmoronaban sobre su sangre invadiéndolo de sensaciones paradójicas. Era un dolor que producía un placer de espanto. Era un placer extremo que no se atrevía a analizar. Se dejó llevar. Su interior danzaba al ritmo de un aluvión hormonal desconocido. Los sentidos estaban en un estado de alerta agónico. Podía escuchar ahora mejor los murmullos. Eran suaves quejidos amorosos que lo resultaron pavorosamente bellos. El corazón le viajaba a una velocidad que lo obligó a detenerse para respirar profundo, para intentar calmar la orgía neuroquímica que se había desatado en él. El perfil del murmullo le era ahora completamente familiar. En parte lo sentía suyo. La furia iba perdiendo la batalla contra el deseo. Trató de no provocar ningún ruido que pudiera quebrar la mágica escena. Había llegado arriba con éxito. Se asustó ante la intensidad de su propia pasión. En la penumbra derramada los cuerpos brillaban levemente con un encanto delicioso. Los pechos de Verónica, pequeños y erguidos chispeaban como agitados por dulces explosiones interiores. Pudo identificar el perfil del muchacho y no le molestó. Su deseo había terminado con los vestigios de cualquier otro sentimiento que hubiere podido albergar. El deseo, el puro deseo lo colmó, catapultándolo a un mundo de luces y murmullos y frágiles presencian apenas insinuadas. Y otro sentimiento lo fue alcanzando. Una emanación de inconcebible blasfemia. Sus ojos se habían trocado en dos grietas abismales a través de las que asomaba Dios para deleitarse con la visión de Adán y Eva allá, en el fondo del pecado que El mismo había inventado, para solaz de su tedio infinito.

 

Copyright 2010 Tristario.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.